"Little Women" (conocida también como "Mujercitas"), dirigida por Greta Gerwig, compite como Mejor Película en los Oscar 2020. | Fuente: IMDB

Escribió el italiano Italo Calvino que un clásico es un libro incapaz de agotarse, que nunca termina de decir lo que tiene que decir. Palabras que calzan con “Little Women” (traducida al español como “Mujercitas”), la novela que Louisa May Alcott escribió hace 152 años y que, hoy, vuelve a escalar la cresta de popularidad gracias a una nueva adaptación cinematográfica, dirigida por Greta Gerwig.

El filme, nominado a seis categorías en los Oscar 2020 (incluida a Mejor Película), pone nuevos rostros a sus protagonistas, las hermanas March, con un reparto compuesto por actrices de la talla de Saoirse Ronan (nominada a Mejor Actriz), Emma Watson, Florence Pugh (nominada a Mejor Actiz de Reparto) y Eliza Scanlen.

A este elenco se sumó Laura Dern, que compite con Pugh por su rol en “Marriage Story”, y la experimentada Meryl Streep. Así redondearon este regreso al libro de Alcott, dotándole de un nuevo aire feminista. La novela, por supuesto, ya contaba con esta inclinación por retratar personajes femeninos poderosos, de gran intensidad, y más de una escritora feminista elogió este punto, como fue el caso de la francesa Simone de Beauvoir, cuando dijo en sus diarios que en “Mujercitas” vio reflejado su futuro.

¿UNA NOVELITA SENTIMENTAL?

En el centro de “Mujercitas” se encuentran las hermanas Meg, Jo, Beth y Amy, quienes bajo la guía de Margaret, su madre, ponen en marcha una historia que gira en torno a la liberación femenina en distintos terrenos de la vida —amor, intelectual, entre otros— y durante la dura Guerra Civil de Estados Unidos.

Compuesta entre 1867 y 1868, la novela de Alcott llegó a vender dos mil ejemplares, razón por la que la autora escribió la secuela “Good Wives” (traducida como “Aquellas mujercitas” o “Buenas esposas”), reunida después, junto a la primera parte, en un solo tomo. Pero su espíritu activista sería expurgado por los editores de la época, quienes le pidieron a la escritora suavizar algunos pasajes de la novela.

Así, la versión original vería la luz años después, ya en el siglo XX, pero la censura arrojaría la sombra de novela sentimental sobre la creación de Alcott. En los últimos tiempos, sin embargo, la reivindicación de la novela ha logrado catalogarla bajo el título de clásico a la par que las hermanas March han llegado a ser valoradas como distintas facetas de la mujer y el ser humano. Como apuntó la cantante Patti Smith: "Tal vez ningún otro libro me proporcionó una guía más grande, cuando comencé mi camino juvenil, que la novela más querida de Louisa May Alcott, 'Mujercitas'.

"Mujercitas" de Gillian Armstrong, estrenada en 1994, fue una de las versiones cinematográficas más populares del célebre libro de Louisa May Alcott. | Fuente: IMDB

ADAPTACIONES FÍLMICAS

En 1917 y 1918, los directores Alexander Butler y Harley Knoles llevaron a la pantalla grande, respectivamente, las primeras versiones cinematográficas de “Mujercitas”. Eran películas del cine mudo, entre las que destacó, especialmente, la adaptación del británico Knoles por utilizar la casa de la autora como escenario y tener a Dorothy Bernard como Jo.

A esta “Mujercitas” le siguió la famosa versión de George Cukor, en 1933, con la recordada Katherine Hepburn actuando como Jo. Estrenada en medio de la Gran Depresión estadounidense, la cinta, ambientada en la Guerra de Secesión, coincidió con el espíritu de la época y se convirtió en un relato de la resistencia a una crisis. Todo un éxito en cartelera.    

La “Mujercitas” de 1949, por otro lado, coloreó la historia de la familia March. El director Mervyn LeRoy dirigió con mano maestra a un elenco de grandes figuras, como June Allyson, Janet Leigh (que protagonizó “Psicosis” de Hitchcock), y Elizabeth Taylor. La producción a cargo de la Metro Goldwyn Mayer triunfó en la crítica y taquilla.

Y una de las más recientes adaptaciones del clásico de Alcott fue aquella que dirigió Gillian Armstrong en 1994. Convocó, asimismo, a las actrices más cotizadas de la década, con Winona Ryder a la cabeza como Jo March, Kirsten Dunst en la piel de Amy y Susan Sarandon como Marmee, madre de las niñas.

¿Qué opinas?