Getty Images

El tener relaciones sexuales podría ser una forma de combatir el insomnio, según un estudio del Consejo Francés de Investigación Médica, en donde se demuestra que durante el acto sexual, el cuerpo libera relajantes químicos después del orgasmo.

Este mismo orgasmo es el que funciona como un inductor del sueño, que evitaría que las personas con insomnio se queden horas sin dormir y por el contrario, caigan más rápido en el sueño al igual que su pareja.

Asimismo, el estudio comprobó que a los hombres, de manera natural, les da ganas de descansar después de tener relaciones sexuales, con lo que quedan de lado las torturantes noches sin poder dormir, al menos para ellos.

Sin duda, esta podría ser una excusa para evitar trasnochar y de paso, pasar un buen momento de amor y pasión junto a la pareja.