COVID-19: ¿Cómo impacta la actividad física a nuestra salud frente al nuevo coronavirus?

Los comportamientos del estilo de vida actual promueven la inactividad física y el sedentarismo, lo que podría poner en riesgo nuestra salud frente a la COVID-19.

Los comportamientos del estilo de vida actual promueven la inactividad física y el sedentarismo, lo que podría poner en riesgo nuestra salud frente a la COVID-19. | Fuente: Andina

Una investigación publicada en la revista británica Brain, Behavior and Immunity afirma que la actividad física se asocia con factores protectores contra el coronavirus, incluso si se realiza en poca cantidad o baja frecuencia.

Además, en la investigación se descubrió que las personas que presentan estilos de vida poco saludables y que tienen factores de riesgo como tabaquismo, sedentarismo, alcoholismo y obesidad, tienen una probabilidad cuatro veces mayor de contraer la COVID-19 en comparación con las personas con estilos de vida más saludables. Diego Puerta, médico especialista en deportes de Bodytech Perú, mencionará algunas razones por las cuales es necesario realizar ejercicio físico para mejorar el estado de nuestra salud en general.

1. La actividad física puede ayudar a eliminar bacterias de los pulmones y las vías respiratorias, reduciendo la probabilidad de contraer un resfriado, gripe u otras enfermedades.

2. El ejercicio provoca cambios en los anticuerpos y los glóbulos blancos, haciendo que  circulen rápidamente para detectar enfermedades con mayor rapidez de lo que podrían haberlo hecho antes.

3. El ejercicio disminuye la secreción de las hormonas del estrés. Un nivel alto de estrés incrementa la probabilidad de que se presente una enfermedad.

4. La elevación breve de la temperatura corporal durante e inmediatamente después del ejercicio puede impedir el crecimiento bacteriano, combatiendo mejor una infección.

5. La actividad física disminuiría los trastornos psicológicos de la cuarentena. Aparentemente, los trastornos mentales y psicológicos asociados a la cuarentena debilitan la capacidad protectora del sistema inmunológico contra enfermedades como el Covid-19.

6. La irisina, hormona liberada durante el ejercicio físico puede tener un efecto terapéutico en casos de COVID-19, la cual favorece el gasto energético y tiene potenciales propiedades antiinflamatorias en los músculos.

Desafortunadamente, los comportamientos del estilo de vida actual promueven la inactividad física y el sedentarismo. Durante los períodos de aislamiento, todas las personas deben mantener una buena salud siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de actividad física de intensidad vigorosa por semana, o una combinación de ambos. Se recomiendan las actividades de fortalecimiento muscular que involucran a los principales grupos de músculos dos o más días a la semana.