|

Autismo: el derecho a la no discriminación

Especialista indica que no existe una cifra oficial sobre los casos de autismo en el Perú, pero se estima que el 1% de la población mundial es autista.

El autismo no es una enfermedad sino una condición del desarrollo que hace que las personas tengan dificultades en la comunicación y en las relaciones sociales. Los pacientes tienen intereses restringidos con mayor o menor levedad.

Así lo indicó a RPP Noticias el psicólogo Ernesto Reaño, quien mencionó la existencia de tres niveles de esta condición mental: autismo severo, autismo medio y autismo leve.

Autismo severo: Se presentan mayores dificultades, menores que no hablan y que les resulta muy difícil relacionarse.

Autismo medio: El paciente suele presentar un lenguaje muy funcional, con problemas en la comunicación.

Autismo leve: Son las personas que tienen básicamente problemas para relacionarse, pero son las personas que pueden ir a un colegio o incluso acceder a carreras universitarias. Junto con este tipo de autismo está el Síndrome de Asperger, que es la forma más leve de autismo.

"Esta condición se diagnostica básicamente por la observación clínica de un experto en autismo. Sabemos que es genético, pero no tenemos todavía pruebas de sangre, análisis genético o algún tipo de resonancia para su detección", indicó.

Para entender el contexto, el especialista explicó que el cerebro de una persona con autismo "está cableado de una manera distinta", por ello no se habla de una cura, sino de que la persona debe ir comprendiendo cómo adaptarse.

Síntomas:

Según Reaño, los síntomas más comunes que afectan a los pacientes con autismo son los siguientes:

- El niño no responde a su nombre.
- Le da lo mismo estar con personas que con objetos.
- No señala las cosas que quiere, necesita de otra persona.
- Tiene problemas frente a determinados ruidos.
- Le incomoda determinados tipos de tela (vestimenta).

Reaño indicó que no existe una cifra oficial sobre los casos de autismo en el Perú, pero calcula que el 1% de la población mundial es autista.

Manifestó también que estas personas son de alguna manera víctimas de discriminación por parte de la sociedad porque les es difícil encontrar algún tipo de escolarización debido a la falta de información o la falta de voluntad de algunas personas para prepararse frente a esta condición.

Por otro lado Milagro Huamán, presidenta de la asociación “Soy autista, ¿y qué?” señaló que en el Perú existen casos de discriminación en los colegios, lo que se debe principalmente a la falta de conocimiento.

"No es que seamos racistas, ni sectarios. Como hay ignorancia y no hay capacitación en los colegios los profesores y la sociedad no sabe cómo tratar a un niño con autismo", dijo a RPP Noticias.

Huamán, quien tiene un hijo de 11 años con autismo, manifestó además que el Estado no acoge los casos de autismo porque no tiene cómo hacerlo y muchos familiares de estos pacientes no tienen cómo pagar una terapia en una clínica privada, por ello se sienten desamparados.