Cáncer de endometrio es uno de los cánceres más frecuentes en mujeres

Mayoría de casos se da en postmenopáusicas. Sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión son factores de riesgo.
Foto: ferato.com

En nuestro país el cáncer de endometrio ocupa el tercer lugar entre las enfermedades oncológicas más comunes del tracto genital femenino y el 75% de los casos se da en mujeres postmenopáusicas, es decir en aquellas que ya terminaron la menstruación por lo que la edad promedio en que aparece es de 59 años, informó el Dr. Gastón Mendoza, médico oncólogo del Centro Oncológico Detecta.

Sin embargo -agregó- el 25% de los casos restantes ocurre en mujeres premenopáusicas y de este porcentaje un 5% se da en menores de 40 años.

En los últimos años esta enfermedad ha aumentado como consecuencia del aumento de la expectativa de vida, aumento de la población, avances en el diagnóstico, así como también por el incremento real de esta enfermedad.

Este cáncer aparece en el revestimiento interno (endometrio) del útero y puede estar precedido de lesiones endometriales consideradas premalignas. Si no es tratada tempranamente puede comprometer el cervix, las trompas y en casos muy graves otros órganos como: los pulmones y el hígado.

El principal signo de alarma es que una mujer comience a sangrar después de la menopausia. Por no dar mayores síntomas la enfermedad puede pasar desapercibida por varios años y ser detectada en estadío avanzado lo que hace que sea difícil de curar.

Los factores de riesgo para desarrollar esta enfermedad son: sobrepeso, obesidad, menopausia tardía, hipertensión arterial y diabetes, pero también ha sido asociada al inicio temprano de la menstruación y los tumores de ovario.

Detección

El Dr. Mendoza informó que este cáncer es tratable y curable si se detecta tempranamente por lo que recomendó a las mujeres hacerse anualmente un chequeo ginecológico para prevenir o detectarla en su fase inicial.

Recordó que el Papanicolau debe hacerse cada año. Añadió que con una ecografía transvaginal es posible determinar si hay alguna alteración en el tamaño del endometrio y de ser así entonces se realiza una histerescopia, examen que se hace con un aparato que es como una cámara pequeña que se introduce al útero y permite ver si hay lesiones pequeñas.

De encontrarse alguna lesión en el endometrio se realiza una biopsia para finalmente determinar si hay o no cáncer.

De ser positivo los resultados y dependiendo de grado de la enfermedad el tratamiento puede ser una simple cirugía para extirpar el tumor y quedar totalmente curados o una histerectomía (extirpación del útero) para salvar la vida de la paciente.