Científicos descubren posible cura para la resaca de fiestas

Se trata de dos extractos contenidos en el vino para sustituir al dióxido de azufre, una sustancia química natural que conserva el vino.
Morguefile

Un equipo de investigadores podría haber encontrado una forma de reducir los efectos de la resaca de las fiestas de Navidad y fin de año, sustituyendo los conservantes químicos en el vino que pueden producir dolores de cabeza.

Se trata de dos extractos contenidos en el vino para sustituir al dióxido de azufre, una sustancia química natural que conserva el vino pero puede producir dolores de cabeza y ataques de asma a las personas alérgicas.

"Investigadores europeos han hecho avances de cara a descubrir una alternativa a añadir dióxido de azufre al vino tinto y otros alimentos, como los frutos secos, manteniendo la esperanza de hacer futuras temporadas de fiestas más sanas para millones de personas", dijo la Comisión Europea, que aportó tres millones de euros al proyecto, iniciado en 2009.

Las pruebas de consumidores con los primeros vinos tintos producidos con esos extractos muestran que los amantes del vino no percibieron diferencias con los vinos normales.

Un portavoz del proyecto dijo que por el momento mantienen en secreto los nombres de los extractos. Los investigadores descorcharán el mes que viene otra remesa de vinos embotellados en mayo, y si las nuevas pruebas tienen éxito, el proceso de licencias para el producto puede comenzar.

El proyecto también encontró modos de sustituir el dióxido de azufre en frutos secos, donde se emplea para evitar que se vuelvan marrones o mohosas.