|

¿Cómo recuperar una piel sobreexpuesta al sol?

De acuerdo con la Fundación de Cancer de la Piel de Estados Unidos, 90% de todos los tipos de cáncer de piel están relacionados a la sobreexposición a los rayos UV; que también son responsables del 90% de indicadores de envejecimiento como arrugas y manchas en la piel.

De acuerdo con la Fundación de Cancer de la Piel de Estados Unidos, 90% de todos los tipos de cáncer de piel están relacionados a la sobre exposición a los rayos UV; que también son responsables del 90% de indicadores de envejecimiento como arrugas y manchas en la piel. | Fuente: Freepik | Fotógrafo: Maksym_Azovtsev

El Factor de Protección Solar (FPS) no siempre fue el pilar de protección de la piel contra los rayos dañinos del sol como lo es ahora. De hecho, en la época en que “estar bronceado” se impuso como una moda, principalmente para las personas de piel blanca, los primeros productos con FPS estaban enfocados más en broncear que en proteger.

En años 80, muchas empresas promovieron el falso concepto de que sobre exponerse al sol era beneficioso para la salud, y que servía para lucir una piel más jóven y fresca. Esto llevó a que generaciones enteras recurrieran a la apliación de aceite para bebé, jugos de frutas o gaseosas oscuras en el rostro y quemarse al sol!. O, para ser precisos … freirse al sol.

Sumémosle a esto el boom en el uso de camas de bronceado que se observaron en muchos paises durante los años 70 y 80, que ofrecían reducir las largas horas de estar recostado al sol a unos 15 a 30 minutos. Claro está, en esa época aún no se conocía los efectos cancerígenos de estas camas y de las lamparas bronceadoras. Hoy por hoy, no sólo se sabe que estos equipos aumentan la posibilidad de desarrollar cáncer de piel como el melanoma, así como la transformación de lunares benignos en melanomas también.

De acuerdo con la Fundación de Cancer de la Piel de Estados Unidos, 90% de todos los tipos de cáncer de piel están relacionados a la sobre exposición a los rayos UV; que también son responsables del 90% de indicadores de envejecimiento como arrugas y manchas en la piel.

¿Es demasiado tarde para salvar la piel?

Nunca es demasiado tarde para cuidar su piel de los daños solares. Aquí algunas recomendaciones:

1. Reduzca las posibilidades de desarrollar Melanoma o Carcinoma: No tema. Consulte directa y francamente con su dermatólogo y permita que revise toda su piel…. Me refiero a TODA. Sin vergüenza alguna.

Hoy en día, existen diferentes tratamientos para daños pre-cancerosos en la piel; así como, mejoras cosméticas como manchas o arrugas. Evalúe con su médico qué es lo mejor para usted.

2. Pruebe soluciones cosméticas para la piel maltratada por el sol: Lo más importante es proteger su piel de la aparición del cáncer. Sin embargo, no tiene nada de malo con querer mejorar la apariencia de su piel también. En esa área, usted tiene opciones:

- Manchas solares e Hiperpigmentación:

Las manchas solares (marcas planas, marrones que podrían aparecer en zonas que fueron expuestas al sol) no son cancerosas y, en si mismas, no conllevan daños a la salud. Pero si usted quiere deshacerse de ellas por

razones cosméticas, podría empezar por aplicaciones tópicas de Vitamina C (acido ascórbico). Esto inhibe la producción de melanina en la piel, lo que ayuda a aclarar esas marcas, además de ayudar a reparar el daño de la exposición solar y pérdida de colágeno al promover la regeneración celular.

Ojo!.. antes de experimentar con la Vitamina C, consulte con su dermatólogo. Recuerde que todas las pieles son diferentes y reaccionan diferente a los ácidos.

También existen los tratamientos con láser específico para la hiperpigmentación y que cada vez son más populares.

Nota: NO se ponga en las manos de cualquiera que le ofrezca tratamientos de láser, luces o ácidos. Investigue bien al profesional que lo atenderá.

- Líneas finas y arrugas:

Existen tratamientos láser adecuados para este tipo de correcciones.

El uso de Retinol bajo control médico también es una buena opción. El retinol ayuda a la producción de colágeno; y, a la vez, promueve la mejor irrigación sanguínea en la piel, lo que disminuye manchas de la edad y suaviza las arrugas.

3. ¡No ignore su dieta!

¿Y lo que come?. Aunque, en este momento, no existe un estudio clínico que respalde la conexión entre lo que se come y la generación de arrugas y manchas en la piel, si es sabido que el azúcar, por ejemplo, produce cortisol, que es la hormona “del stress” del cuerpo que participa en la inflamación, y esto desencadena el envejecimiento de la piel a través de un proceso de reacción entre el azúcar y las proteinas que se denomina glicación. En la piel, la glicación se entiende como la interacción del azúcar en sangre con las fibras de elastina y colágeno. Si, las mismas que permiten que su piel luzca joven, elástica y fresca.

Escoja alimentos que contengan antioxidantes. Muchos investigaciones sugieren que si usted come una dieta alta en antioxidantes, logrará una piel más limpia y fresca. Como guía, las frutas con colores vívidos, suelen contener mayor carga de antioxidantes.

Cada persona es única y su dieta diebe ir acorde con ella (estilo de vida, condición de salud, etc.); sin embargo, trate de eliminar productos que inflamen su cuerpo como el azúcar, las harinas, etc., y opte por grasas buenas como la palta, grasas de pescado, huevos, semillas y nueces.

Nota: La sobre exposición al sol es una forma de inflamar la piel.

4. Use productos con Factor de Protección Solar (SPF)

Es muy importante que usted use siempre protectores solares con SPF 30 o más. Y justamente eso es lo que no mucha gente hace.

La buena noticia es que nunca es demasiado tarde para empezar a hacerse el hábito de usar protector solar. Póngaselo, adentro o fuera de

su casa, aunque esté nublado. Los rayos UV aún llegan a su piel y la luz de los artefactos digitales (computadora, celular, etc.) también pueden dañarla.

5. Consulte con su médico dermatólogo.

Su médico es su principal aliado. Consulte con él/ella cuáles son los productos dermatológicos, los tratamientos y procedimientos adecuados para usted y precisos a la condición en la que su piel se encuentre. No se automedique y experimente por su cuenta.