Consumir demasiada azúcar afecta la memoria

Consumir dulces durante 6 semanas afecta nuestro aprendizaje y memoria, además provoca que el cerebro trabaje más despacio, concluye estudio.

Un estudio de la Universidad de California, en Estados Unidos sugiere que beber demasiados refrescos azucarados y abusar de los caramelos y los dulces durante 6 semanas afecta nuestro aprendizaje y la memoria, además provoca que el cerebro trabaje más despacio.

Por el contrario, ingerir más cantidad de ácidos grasos omega-3 puede contrarrestar el efecto negativo de la “sobredosis” de azúcar, afirman investigadores en la última edición de la revista Journal of Physiology.

“Lo que comes afecta a cómo piensas”, explica Fernando Gómez-Pinilla, profesor de neurocirugía y coautor del estudio. A largo plazo, una dieta con abundante contenido de fructosa (azúcar) altera la capacidad del cerebro para recordar información. “Si se compensa añadiendo ácidos grasos omega-3 (nueces, salmón, etc.) a las comidas el daño se puede minimizar”, aclara el investigador.

Los ácidos grasos omega-3 protegen a las sinapsis, es decir, las conexiones químicas entre neuronas, que permiten que se almacene información y se adquieran conocimientos y habilidades nuevas.

Según Gómez-Pinilla su estudio hace referencia a la fructosa que contiene, por ejemplo, el sirope de maíz, un líquido edulcorante seis veces más dulce que el azúcar de caña que se suele añadir a las comidas procesadas, como los refrescos o las papillas de bebé. No se refiere a la fructosa natural de las frutas, que no es dañina y, además, va acompañada de antioxidantes.

El exceso de azúcar en la dieta, concluyen, bloquea la capacidad de la insulina de regular cómo usan las células el azúcar, y no llega suficiente energía al cerebro para procesar el pensamiento y las emociones.