Escherichia coli: La bacteria que alerta al mundo

Sistema de salud peruano se encuentra alerta ante posibilidad de que algún turista evidencie síntomas de la enfermedad en nuestro territorio. En el mundo han muerto 27 por E. coli.

Por lo menos 27 personas han muerto víctimas de la bacteria Escherichia coli, principalmente en Alemania, y alrededor de 2.700 infectados son los contabilizados por el Organización Mundial de la Salud (OMS).

La gravedad de la enfermedad es tal, que obligó al organismo internacional a encender una alerta epidemiológica para que todos los centros de salud mantengan atentos sus servicios médicos ante cualquier sospecha de la presencia del mal. El Ministerio de Salud (Minsa), en nuestro país, acogió esta alarma y por lo mismo, en los estudios de RPP Noticias el jefe de la Dirección de Epidemiología, Luis Suárez, alcanzó algunas precisiones sobre la mortal bacteria.

En primer lugar, indicó que hay diferentes tipos de Escherichia coli, pero en este caso se registra la variante enterohemorrágica que se manifiesta después de la ingesta de algún alimento contaminado. El período de incubación de la bacteria toma entre tres o cuatro días para después presentarse cuadros de diarrea con rastros de sangre hasta volverse sanguinolenta por completo.

El médico del Minsa explicó que si no se trata la enfermedad, esta puede evolucionar hasta ocasionar una falla renal denominada Síndrome Urémico Hemolítico, que obliga a que el paciente requiera una hemodiálisis para salvarle la vida. Del total de infectados, a nivel mundial, 600 desarrollaron esta complicación considerando que la Escherichia coli afecta el aparato digestivo en el tracto final, sobre todo en el colón.

En el caso peruano, indicó que la alerta se enciende debido a la posibilidad de que algún turista contaminado evidencie los síntomas en nuestro país, tal como ocurrió en Estados Unidos.

Suárez acotó que la infección se transmite por la vía fecal-oral, cuando las heces del enfermo llegan a contaminar el agua con el que se lavan los alimentos. Además, indicó que aún no se identifica qué alimentó transportó a la bacteria aunque se sospecha de ciertas semillas que aquí llamamos frijolitos chinos.