|

La biopsia es clave para el diagnóstico de un cáncer

Las biopsias se pueden realizar de forma segura bajo guía radiológica para lesiones no palpables por ejemplo lesiones mamarias, musculares o si son inaccesibles por su localización.
Renzo

Las biopsias se usan frecuentemente para diagnosticar cáncer en cualquier parte del cuerpo, además puede ayudar a identificar infecciones y desórdenes autoinmunes en los pacientes, explicó el doctor Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector del Cáncer.

“Este procedimiento es un método confiable e imprescindible para obtener muestras de un tumor y diagnosticar si es benigno o maligno” agregó el galeno.

Explicó, que algunas biopsias involucran la separación de una cantidad pequeña de tejido tumoral con una aguja o con bisturí (biopsia incisional) mientras otras involucran la remoción quirúrgica de toda una tumoración (biopsia escicional), que sea sospechosa de malignidad.

Las biopsias se pueden realizar de forma segura bajo guía radiológica para lesiones no palpables por ejemplo lesiones mamarias, musculares o si son inaccesibles por su localización, por ejemplo algún tumor intracerebral o intraabdominal sea con ultrasonido, tomografía axial computarizada, resonancia magnética nuclear o mediante el uso de endoscopios.

“Este tipo de ayuda es usada por los médicos para determinar exactamente donde colocar la aguja o pinza y realizar la biopsia sin la necesidad de realizar cortes en la piel”, remarcó el especialista.

Existen diversos tipos de biopsia, como la aspiración por aguja fina donde se extraen células del tumor para su estudio u otras donde se extraen fragmentos de tejido como, la biopsia tipo corte o la biopsia quirúrgica o tradicional donde se usa el bisturí.

“Cada tipo de biopsia tiene ventajas y desventajas, la elección dependerá del tipo de paciente y su condición, lo más importante es que nos dé un resultado donde se precise el diagnóstico para así planificar el mejor tratamiento”, explicó.

Luego de colectar la muestra, se envía al laboratorio para su procesamiento y análisis respectivo donde un médico patólogo emitirá el reporte final en un lapso no mayor a 7 días, pudiendo algunas veces solicitar estudios complementarios, como los de inmunohistoquímica o genéticos que ayudan a precisar aún más el diagnóstico de algunas lesiones difíciles de evaluar.