La diarrea en los niños: ¿Qué es y cómo podemos prevenirla?

La diarrea es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes en la infancia y son más comunes en los meses de verano

La diarrea en los niños: ¿Qué es y cómo podemos prevenirla? | Fuente: Getty Images

La diarrea es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes en la infancia y son más comunes en los meses de verano. Por más que parezca una enfermedad normal en los niños, cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que 525 000 niños mueren cada año a causa de esta y es la segunda mayor causa de muerte en infantes menores de cinco años. En los siguientes párrafos explicaré en qué consiste este mal y cómo podemos prevenirlo.

¿Qué es la diarrea infantil?

Se define diarrea como la presencia de 3 o más deposiciones líquidas o la disminución de la consistencia de estas con una frecuencia de 3 o más durante 24 horas. Puede acompañarse de dolor cólico, náuseas y vómitos, inclusive fiebre.

La complicación más grave que puede presentarse en un niño es la deshidratación debido a la pérdida de líquidos, sin embargo, un niño desnutrido o inmunocomprometido puede presentar sepsis, una enfermedad grave que ocurre cuando el cuerpo tiene una abrumadora respuesta inmunitaria a una infección bacteriana.

La diarrea aguda suele durar entre 5 a 7 días, aunque puede prolongarse hasta 2 semanas. Es una de las principales causas de malnutrición de niños menores de cinco años y conlleva a que los niños sean más propensos a infecciones y problemas en su desarrollo.

La diarrea en los niños: ¿Qué es y cómo podemos prevenirla? | Fuente: Getty Images

¿Cómo se adquiere?

Se adquiere a través de la vía oro-fecal, es decir, por la ingestión de agua o alimentos contaminados con materia fecal o por la contaminación de las manos y objetos de uso cotidiano que no tienen una adecuada limpieza.

Los principales agentes causales de la diarrea infantil son el Rotavirus (70-80%) y la Escherichia coli (10%). Otros agentes son: adenovirus, norovirus, salmonella y campylobacter

¿Cómo podemos prevenirla?

• Es fundamental la lactancia materna exclusiva en la prevención de la diarrea dado que la leche materna contiene los mejores nutrientes y también factores que protegen la microbiota intestinal favoreciendo las defensas y la hidratación del niño.

Vacunar a sus bebés contra el Rotavirus lo protegerá contra la diarrea causada por este virus. Es importante cumplir con el calendario vacunal. Esta se debe aplicar entre los 2 y 4 primeros meses.

• Evitar el uso de biberones, debido a que se contaminan fácilmente.

El lavado de manos (agua y jabón) constante durante las diversas actividades diarias como: previo a cocinar, antes de comer, luego de ir al baño. Cuando tenemos bebés: lavarse las

manos para atenderlos, luego de cambiarles el pañal, lavarse las manos cuando preparan sus alimentos sólidos (bebés a partir de 6 meses de edad).

Guardar los alimentos en lugares frescos, secos y seguros.

• Lavar correctamente frutas y verduras. Si comemos algo crudo, debemos dejarlo en recipiente con agua por unos 20 minutos.

• La FDA (Food and Drug Administration) no recomienda el uso de desinfectantes o jabones para lavar las frutas y verduras, solo agua y un cepillo suave para frotar aquellos alimentos con mayor consistencia. En el caso de alimentos blandos o frágiles lavarlos con agua y frotar con los dedos. Luego se recomienda secarlos con un papel toalla lo que reducirá más la presencia de bacterias o contaminantes.

• En el caso de los bebés menores de 2 años es preferible cocinar dos veces en el día, sobre todo si hay excesivo calor. Refrigerarlos es una opción, pero recuerde reducir la manipulación de los alimentos.

• Evitar consumir alimentos preparados fuera de casa

La diarrea en los niños: ¿Qué es y cómo podemos prevenirla? | Fuente: Getty Images

¿Qué hacer si su hijo tiene diarrea?

• Mantener la alimentación de acuerdo a su edad. Si su hijo está lactando, debe mantener la lactancia materna.

• Dar líquidos como suero casero o panetela.

• Evitar dar bebidas gasificadas.

• Acudir a la consulta con su médico pediatra lo más pronto posible.

• No automedicar

• Mejorar las medidas de higiene