Mala nutrición incide en 25% de niños con problemas de crecimiento

Las diferencias de crecimiento se deben en la mayoría de los casos a las prácticas de alimentación y una adecuada lactancia durante los primeros 6 meses de vida, sostienen los especialistas.

El 25% del total de niños con problemas de crecimiento se debe a la mala nutrición recibida en los primeros cinco años de vida, informó María Rojas, jefe de la Unidad de Endocrinología del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN).

Detalló que de las mil 200 nuevas consultas anuales que recibe su unidad, el 30% corresponde a problemas de talla baja, y de éstas sólo el 1% a problemas hormonales.

"Las diferencias en el crecimiento infantil hasta los dos años dependen más de la nutrición, las prácticas de alimentación, el medio ambiente y la atención sanitaria, que de los factores genéticos", dijo. 

Además, explicó que los problemas de crecimiento también se deben a enfermedades crónicas como la tuberculosis, problemas renales, asma crónica y cardiopatía congénita, así como a problemas endocrinos como el hipotiroidismo congénito o adquirido y distintas entidades que pueden determinar un déficit de hormona de crecimiento. 

Señaló que las personas con déficit de hormonas de crecimiento presentan características especiales como la talla baja en extremo, muy por debajo de la talla promedio, tendencia a la obesidad central (en la parte del abdomen), voz infantil, cara con rasgos faciales menores a su verdadera edad.

Sobre el tratamiento hormonal, la especialista indicó que sólo aquellos que presentan el  síndrome de Turner y enanismo por insuficiencia renal crónica, son los que se aceptan como los principales beneficiarios.

El tratamiento consiste en inyecciones subcutáneas diarias hasta que finalice el crecimiento. Las inyecciones pueden realizarse en casa y el costo fluctúa entre 9 y 15 mil dólares al año.

Respecto a las recomendaciones, Rojas recordó la importancia de la lactancia materna exclusiva en los primeros 6 meses de edad y el adecuado aporte de nutrientes al niño, pues es un factor decisivo para conseguir un estado de salud adecuado y un desarrollo en peso y estatura óptimo.