|

Manicure y pedicure: ¿Por qué es importante llevar tus propios instrumentos?

Si bien es cierto que todo tratamiento o procedimiento relacionado con la salud y la belleza conlleva algún nivel de riesgo en su ejecución (desde el tratamiento de un uñero hasta una cirugía compleja), esto no debería pasar por falta de higiene en el instrumental que se use.

Si bien es cierto que todo tratamiento o procedimiento relacionado con la salud y la belleza conlleva algún nivel de riesgo en su ejecución (desde el tratamiento de un uñero hasta una cirugía compleja), esto no debería pasar por falta de higiene en el instrumental que se use. | Fuente: Archivo/ Getty Images

Si bien es cierto que todo tratamiento o procedimiento relacionado con la salud y la belleza conlleva algún nivel de riesgo en su ejecución (desde el tratamiento de un uñero hasta una cirugía compleja), esto no debería pasar por falta de higiene en el instrumental que se use.

Sin duda, entre los servicios más demandados en centros de belleza (formales o informales), y probablemente esto se incremente durante la época de verano, está la manicura y pedicura. Por su naturaleza, estas atenciones requieren de un tipo de instrumental específico y que presenta lados puntiagudos, filos, e incluso, navajas. Además, normalmente, es utilizado una y otra vez en clientes diferentes. Este reuso del instrumental acarrea el riesgo de potencial transmisión de enfermedades, motivo por el cual ahora es exigible que los centros de belleza cuenten y usen un horno esterilizador de instrumental.

¿Cómo sucede el contagio?

Si usted se ha hecho alguna vez una manicura o pedicura, habrá notado que, en el proceso del servicio, las herramientas especializadas (tijeras, alicates, limas, palitos, etc.) están en absoluto contacto con sus uñas y con su piel. Además, siempre existe la posibilidad de que en un descuido, se ocasione una herida o lesión en cualquier zona de las manos o los pies. El riesgo está en que si el instrumental no es de primer uso (nuevo) o no fue correctamente esterilizado, ese contacto con la piel o a través de esa herida, usted puede contraer enfermedades serias.

¿Qué enfermedades podría contraer?

El contagio más común en procesos de manicura y pedicura es el hongo de la uña. Este hongo ocasiona que la uña cambie de color y forma, y es muy difícil de combatir!. No es imposible curarlo, pero le tomará unos buenos meses de tratamiento.

Otra enfermedad, que lamentablemente también es común, es mucho más seria y podría comprometer hasta su vida. Esta es el virus de la Hepatitis C. Y esto sucede a través de una punción accidental con un instrumento contaminado. Note que una de las principales complicaciones de esta enfermedad es la cirrosis, que es un daño crónico al hígado.

¿Cómo prevenir?

En primera instancia, se le aconseja no asistir a centros de belleza que le genere dudas sobre sus buenas prácticas de higiene. En segundo lugar, ante la duda de que se haya hecho una buena desinfección y esterilización o no del instrumental, lo mejor es que lleve usted el suyo!. Realmente no es complicado hacerse de un kit de manicure y pedicure, hoy por hoy, lo encuentra incluso en farmacias. Asegúrese de incluir una paleta de limado para pies.

No se arriesgue, su salud y su vida valen mucho.