Medicamento contra el Parkinson causa ludopatía, resuelve tribunal

Holandés de 69 años denunció que el medicamento, Permax, fue el causante de su adicción al juego.
Foto: Wikimedia

Un tribunal de Utrecht (Holanda) consideró que un hombre sufrió adicción al juego tras someterse a un tratamiento contra el Parkinson, por lo que tiene derecho a recibir una compensación económica, informó hoy la publicación digital holandesa Dutch News.

El hombre, de 69 años y residente en Rotterdam, denunció que el medicamento, Permax, fue el causante de su adicción al juego, una situación que le hizo perder a su mujer e hijo, por lo que planea reclamar 452.000 euros a la farmacéutica estadounidense Eli Lilly, fabricante del preparado.

El demandante había participado en los ensayos de la medicina a finales de los años 90, señaló la misma fuente, que también indica que el tribunal consideró que no hay indicios que muestren que el hombre tuviera una tendencia a la ludopatía antes de someterse al tratamiento.

En 2005, el fabricante anunció que algunos consumidores habían informado de un aumento de la libido y de adicción al juego tras haber sido tratados con Permax, y un año más tarde, las autoridades holandesas incluyeron la ludopatía en la lista de posibles efectos secundarios de ese fármaco.

Si se demuestra que Eli Lilly tenía conocimiento de este efecto secundario con anterioridad a 2005, el demandante podría recibir su compensación.

La farmacéutica mantiene que, hasta esa fecha, no había ninguna prueba científica de que el tratamiento causara ludopatía, y expresó su intención de apelar la decisión del tribunal, según la misma fuente, que también señala que la firma estadounidense considera que no existe una relación causal entre el medicamento y la adicción al juego.

La audiencia por este caso se celebró en diciembre, pero no se había hecho pública hasta ahora, señala Dutch News.

La empresa estadounidense ya se ha enfrentado con otras demandas en Australia, Estados Unidos y Canadá debido a efectos secundarios de esa medicina, que ya fue retirada de la venta al público.

EFE