Sepa cómo prevenir la conjuntivitis

Los médicos oftalmólogos del Ministerio de Salud (Minsa), estiman que durante el verano las conjuntivitis alérgicas y virales se incrementan en 20%.
Minsa

La conjuntivitis es una enfermedad oftalmológica que se presenta con mayor frecuencia durante la época de verano. En esta temporada existe un aumento del número de casos de conjuntivitis virales y alérgicas, originadas por el incremento de la temperatura.

Los médicos oftalmólogos del Ministerio de Salud (Minsa), estiman que durante el verano las conjuntivitis alérgicas y virales se incrementan en 20% y cada nueve o 10 años se presentan “oleadas” de epidemias conjuntivales.

A fin de prevenir esta enfermedad recomendaron a la población lavarse las manos con frecuencia, usar lentes para natación cuando acuden a la piscina para evitar la conjuntivitis alérgica por cloro y de los virus que viven en las aguas de las piscinas, y no acudir a lugares donde existan personas que están desarrollando la enfermedad.

Añadieron que para evitar que se propague esta enfermedad las personas afectadas deben lavarse las manos con jabón frecuentemente, evitar tocarse y frotarse el ojo infectado, limpiarse las secreciones de los ojos dos veces al día con toallas descartables, lavar las toallas faciales y ropa separada del resto de la familia, evitar el uso de lentes de contacto y maquillaje hasta que desaparezca el enrojecimiento.

Causas

La conjuntivitis es la inflamación de la membrana conjuntiva, la cual cubre la parte anterior del globo ocular y la parte interna de los párpados. Según el agente que las produce puede ser de causa infecciosa (viral o bacteriana), alérgica y, en algunos casos, puede obedecer a agentes externos como químicos y radiación solar.

Las características del cuadro clínico de esta enfermedad son párpados hinchados, enrojecimiento de los ojos, así como secreción purulenta y serosa. Entre las molestias que se presentan figuran sensación de sequedad o arenilla en los ojos, prurito o escozor intenso ocular, secreción de pus, cefalea y malestar en general.

Las personas afectadas por esta dolencia necesitan tratamiento médico para evitar complicaciones. En tal sentido, destacaron que el 80% de las personas que no reciben tratamiento oportuno presentan alguna complicación como queratitis (inflamación e infección de la córnea) o úlceras cornéales.