Sepa qué alimentos ayudan a prevenir las enfermedades respiratorias

Especialista del Ministerio de Salud recomienda seleccionar alimentos que contribuyan a formar una barrera protectora de enfermedades, principalmente en niños y adultos mayores.

Durante la temporada de invierno, nuestro cuerpo debe recibir una alimentación saludable que le proporcione las calorías y nutrientes necesarios, sin llegar al sobrepeso, a fin de protegerlo de las enfermedades propias y muy frecuentes en esta estación.

“Es importante saber cómo fortalecer el organismo con una alimentación sana y equilibrada, teniendo en cuenta no sólo la cantidad sino la calidad de los productos que ingerimos”, aseguró César Domínguez Curi, nutricionista del Ministerio de Salud.

El especialista recomendó seleccionar alimentos cuyas propiedades contribuyan a formar una barrera protectora de enfermedades, sobretodo en la población más vulnerable como niños, gestantes y adultos mayores, cuyos organismos son los que más se descompensan con los cambios bruscos de temperatura.

Por ello pidió incluir en la dieta habitual productos alimenticios con mayor contenido calórico como cereales y tubérculos, que nos permiten acumular energía para mantener el calor corporal, así como vitaminas y minerales que cumplan con dicha función protectora.

Domínguez Curi pidió consumir camu camu, naranja, papaya y mandarina que contienen vitamina C en forma entera y si se va a cortar o pelar se debe hacerlo en el mismo momento que se va a comer para evitar pérdidas de sus nutrientes.

Así también alimentarse con hígado, lácteos, huevo, zanahoria, camote, papaya, vegetales de hojas verdes como la espinaca, acelgas que cuentan con la vitamina A, que ayudan a crear barreras naturales contra las infecciones como por ejemplo la mucosa de los bronquios.

Es importante además nutrirse con vitamina E que se encuentra en los cereales de grano entero como pan, arroz y pasta integrales, aceites de oliva, vegetales de hoja verde y frutos secos que son productos que aumentan la respuesta inmunológica.

Por último aconsejó alimentos de origen animal en especial vísceras como hígado, riñón, molleja, sangrecita y carnes rojas que son ricos en hierro, elemento necesario para la proliferación y maduración de las células inmunitarias.