|

Regreso a clases: La carga emocional de la pandemia y su impacto en la salud mental de niñas y niños

Después de dos años de pandemia, las niñas y niños regresan a las clases presenciales. ¿Cómo ha impactado la crisis sanitaria por la COVID-19 en la salud mental de niñas y niños?

Regreso a clases: La carga emocional de la pandemia y su impacto en la salud mental de las niñas y niños | Fuente: EFE

Después de dos años de pandemia, las niñas y niños regresan a las clases presenciales (semipresenciales en la mayoría de los casos). Este retorno a las aulas no solo llena de emoción a los estudiantes, sino también a padres y maestros.

El psicólogo clínico José Carlos Chávez comenta que “algo que evidentemente cambió en este grupo poblacional fue su rutina, como horarios, exigencias, restricciones”.

“El funcionamiento interno de muchas familias ha cambiado. La estabilidad económica, relaciones entre familiares, estrés general. Pero además de ello, un grupo muy grande de jóvenes y niños han tenido que afrontar la pérdida de algún familiar. A nivel individual, el desarrollo emocional e intelectual se ha visto afectado, se amplió la brecha en el aprendizaje al reducir la exigencia durante la cuarentena”, explica.

Chávez resalta que “las entidades educativas deben empezar por reconocer la subjetividad de la población infanto-juvenil”.

“Esto significa tener referencia de cuál es la realidad con la que llega cada alumno, cómo cambió su entorno a partir de la pandemia y cómo llegó a afrontarlo. Para esto es importante acompañar y validar las experiencias emocionales de los alumnos. Es importante que las actividades y retos se desarrollen de manera progresiva, ya que se necesita de un periodo de transición en el que el alumno se adapta tanto a las exigencias académicas como socioemocionales”, sostiene.

Además, resalta que es importante “realizar trabajos de entrenamiento en habilidades sociales será crucial para incrementar los recursos del niño para la adaptación”.

“Si bien gran parte de alumnos llegó a mantener su grupo social cohesionado por medios digitales (juegos, redes, etc.), habrá un grupo que no ha tenido oportunidad de continuar desarrollándose, siendo esto un predictor para el incremento de casos de ansiedad social, por ejemplo. Los padres deben continuar atentos al monitoreo del nivel de estrés del niño, así como seguir las pautas de autocuidado básico, tales como alimentación, higiene de sueño, programación de tiempo”, menciona.

Para Fernando Bolaños, Oficial de Educación en UNICEF Perú, la pandemia de la COVID-19 ha tenido un impacto en la vida de las niñas, niños y adolescentes en diversos ámbitos: desde el campo de los aprendizajes, lo socioemocional, hasta el aumento en las cifras de deserción escolar.

“No hay datos precisos sobre pérdidas de aprendizaje, pero la evidencia internacional indica al menos 1 año menos de aprendizajes. Además, cuando se vuelva a lo presencial se verá con mucha más claridad los desniveles de aprendizaje dentro de las propias aulas”, comenta.

Bolaños resalta que al menos 245 mil estudiantes dejaron la escuela y hay otros 460 mil con riesgo de hacerlo (por problemas de conectividad, salud mental, etc.). “Muchos de los que dejaron la escuela lo hicieron debido a los problemas de conexión y de la situación económica de la familia; si son adolescentes o niños con sobreedad, las posibilidades de que regresen a la escuela es mayor”, resalta.

PERIODO DE TRANSICIÓN Y ADAPTACIÓN

La doctora Romy Mayta especialista en epidemiología de Bbraun, comenta que el regreso a clases es “un desafío para muchas instituciones educativas por cumplir con las medidas de bioseguridad”.

La especialista resalta que se debe prevalecer la ventilación como un pilar fundamental para evitar contagios de COVID-19 dentro de las aulas de clase. Además, menciona que tener en cuenta el uso correcto de mascarillas KN95 o N95, ante los casos de ómicron.

Por su parte, Bolaños resalta que son tres los pilares para un buen retorno son la recepción cálida, el cambio de hábitos y generar confianza y seguridad.

“Asegurar una recepción cálida y acogedora en los primeros días, favoreciendo el reencuentro de los estudiantes con sus pares, el intercambio de experiencias, el ingreso paulatino en la dinámica nueva de aprendizajes. Luego de 2 años de estar en trabajo remoto, volver a la presencialidad implica volver a acostumbrarse (hábitos, horarios); rehacer las rutinas de la vida familiar; y debemos de tener paciencia en el proceso. Asegurar que en el regreso a clases se puedan considerar temas emocionales y de salud mental que pueden surgir en el proceso y apoyarlos generando confianza, seguridad, espacios para que puedan compartir, hablar, expresar sus emociones”, agrega.

“Me quiero como soy”, es una campaña lanzada por Unicef y Metro, que hasta el 14 de marzo permitirá recaudar fondos a través de las tiendas de la cadena de supermercado para beneficiar a más de 2,000 estudiantes y docentes con talleres de apoyo socioemocional y en grupos de auto apoyo para que puedan regresar a clases de la mejor manera. Para más información de la campaña “Me quiero como soy” y cómo apoyar, ingresa aquí.

Newsletter Todo sobre el coronavirus

La COVID-19 ha puesto en alerta a todos. Suscríbete a nuestro newsletter Todo sobre el coronavirus, donde encontrarás los datos diarios más relevantes del país y del mundo sobre el avance del virus y la lucha contra su propagación.


NUESTROS PODCASTS

Espacio Vital

¿Qué es la "Flurona"?


En Israel se detectó el primer caso de "Flurona", es decir un contagio de covid-19 e influenza a la vez. ¿Cómo se produce esto y cuál es el nivel de gravedad? El Dr. Elmer Huerta nos explica.