Los envoltorios elaborados por Kipuy poseen propiedades anti-bacteriales gracias a los insumos con los que ha sido elaborado.
Los envoltorios elaborados por Kipuy poseen propiedades anti-bacteriales gracias a los insumos con los que ha sido elaborado. | Fuente: Andina

La palta que no se terminó en el desayuno, la cebolla que quedó del aderezo, la mitad de una papaya que se usó para el jugo y muchos otros residuos orgánicos son desechados diariamente por no saberlos conservar. De hecho, en el 2019, un estudio del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) reveló que, de los residuos sólidos que genera un ciudadano en Lima, la mitad son orgánicos. Es decir, gran parte de estos restos de comida, cáscaras de frutas, verduras, entre otros, podrían no haberse tirado a la basura si conociéramos cómo guardarlos de forma adecuada y sobre todo, en una envoltura ideal.

Así nació Kipuy, el emprendimiento peruano cofinanciado por Innóvate Perú, que diseñó envoltorios sostenibles para mantener los alimentos frescos por más tiempo y no tener que llegar a desecharlos. De esta manera, también contribuyen a reducir la huella ecológica y aportar un cambio hacia un estilo de vida más respetuoso con el medio ambiente.

Kipuy es una palabra quechua que significa envolver, asociada al cuidado de aquello que es importante porque, tradicionalmente, en un kipuy se recoge y guarda la cosecha para llevarla segura a casa. Por ello, este es el nombre que se le ha dado a un envoltorio sostenible para alimentos, que reemplaza al plástico film y que es elaborado a base de insumos 100% peruanos como el algodón orgánico.

La startup peruana Kipuy diseñó envoltorios sostenibles que permiten conservar los alimentos y cuidar el medio ambiente.
La startup peruana Kipuy diseñó envoltorios sostenibles que permiten conservar los alimentos y cuidar el medio ambiente. | Fuente: Andina

Entre otros materiales que se usan para fabricar los envoltorios se encuentran la cera, aceites y resinas naturales. "En el 2018 no había producción local de resina natural, ahora ya estamos contactando con proveedores locales que están extrayendo por primera vez resina de árboles de pino. Entonces empezamos a trabajar con pequeñas comunidades que extraen la resina todavía de forma artesanal, pero poco a poco vamos creando la demanda", explica Marissé Alarcón, fundadora del proyecto Kipuy.

Propiedades antibacteriales en un envoltorio sostenible

Con los envoltorios Kipuy se pueden envolver todo tipo de frutas, verduras, restos de alimentos y recipientes. Las propiedades antibacteriales que posee gracias a los insumos con los que ha sido elaborado, permiten conservar los alimentos frescos y vivos por más tiempo.

Además, este producto se caracteriza por su durabilidad en el tiempo, ya que un solo pliego del envoltorio se puede reutilizar varias veces durante los 365 días del año, siempre que se le dé los cuidados adecuados. Por ello, con Kipuy, podemos dejar de usar envoltorios plásticos de un solo uso como el plástico film o las bolsas ziploc que son poco amigables con el ambiente.

Los objetivos ecológicos de la marca también se mantienen presentes en todas las etapas de producción. Por ejemplo, en el proceso de teñido natural se aplica la técnica Shibori, de conocimiento ancestral, que utiliza como insumos los residuos de la cocina peruana que iban a ser descartados, dándoles una segunda vida y sin contaminar el agua.

Para el estampado, se utiliza la más alta tecnología en impresión digital textil, ofreciendo una significativa reducción en el consumo de agua y electricidad.

Con los envoltorios Kipuy se pueden envolver todo tipo de frutas, verduras, restos de alimentos y recipientes.
Con los envoltorios Kipuy se pueden envolver todo tipo de frutas, verduras, restos de alimentos y recipientes. | Fuente: Andina

Actualmente, los envoltorios Kipuy son producidos a pequeña escala y distribuidos principalmente a través de tiendas virtuales y marketplaces. Gracias al cofinanciamiento de Innóvate Perú a través del Reto Bio 2019 del Ministerio de la Producción, ahora cuentan con un proceso más estandarizado donde la mezcla de insumos se realiza en máquinas y se emplean planchas calientes para fabricar las telas.