Únicamente 28 denuncias por trabajo forzoso se registraron entre enero del 2017 y agosto del 2020, según reporta el Ministerio Público.
Únicamente 28 denuncias por trabajo forzoso se registraron entre enero del 2017 y agosto del 2020, según reporta el Ministerio Público. | Fuente: CHS Alternativo

Hasta fines del 2018, el Perú se ubicaba como el tercer país en América Latina con los índices más altos de esclavitud moderna contando con más de 80 mil casos, según estimaciones de la fundación Walk Free. Aunque se trata de delitos que afectan la dignidad humana y violan el derecho de la libertad de trabajo, aún son insuficientes los estudios a nivel internacional que retratan su gravedad.

El trabajo forzoso es una realidad en nuestro país; sin embargo, este delito que vulnera la integridad, salud y derechos humanos de las y los trabajadores, sometiéndolos a condiciones de esclavitud, es desconocido por la mayoría de ellos. Así lo demuestra una encuesta del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) realizada en abril de 2022 por encargo de CHS Alternativo, la cual estima que aproximadamente 13 millones de peruanos (54%) no comprende qué es el trabajo forzoso.

Pero ¿qué es el trabajo forzoso?

Considerado por el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) como todo trabajo o servicio exigido a un individuo bajo la amenaza de una pena cualquiera y para el cual dicho individuo no se ofrece voluntariamente, el trabajo forzoso se encuentra también dentro de la clasificación de esclavitud moderna.

La institución recalca que este delito afecta principalmente a los grupos más vulnerables, por su condición de extrema pobreza. Y justamente, según las cifras presentadas por el IEP, el desconocimiento es mayor en los sectores socioeconómicos C (51%) y D/E (63%) y en el grupo de personas mayores de 40 años (58%).

Otro dato relevante que muestra la encuesta es que un 14% de los participantes considera que ha experimentado trabajo forzoso en algún momento de su vida. Se estima que el porcentaje equivale a unos 3.4 millones de peruanos que habrían sido víctimas del delito sin saberlo. Asimismo, un 20% señaló que se trataba de una situación frecuente en el Perú.

El 72% de los encuestados señaló directamente no saber qué organismos combaten este crimen.
El 72% de los encuestados señaló directamente no saber qué organismos combaten este crimen. | Fuente: Andina

Alta percepción de impunidad

Únicamente 28 denuncias por trabajo forzoso se registraron entre enero del 2017 y agosto del 2020, según reporta el Ministerio Público. Con 46 víctimas y 38 imputados en un periodo mayor de dos años, esta realidad se explica con el fuerte desconocimiento expresado por los encuestados sobre las instituciones que luchan contra este delito.

De esta forma, el 72% de los encuestados señaló directamente no saber qué organismos combaten este crimen, mientras que solo el 10% manifestó saber de casos en los que han existido sanciones por la práctica del trabajo forzoso.

Ricardo Valdés, director ejecutivo de CHS Alternativo, hizo énfasis en que quienes incurren en este delito deben ser penados. “Si bien la pandemia ha aumentado el trabajo informal, su precariedad y la disminución de salarios, los explotadores están cometiendo delitos desde antes, vulnerando los derechos constitucionales de los peruanos, por lo tanto, lo que les corresponde son penas de hasta 25 años de cárcel”, aseveró.

Cómo identificar una situación de trabajo forzoso

Además de la definición del MTPE sobre en qué consiste este delito -que hemos mencionado arriba- la Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala como indicadores del trabajo forzoso, el engaño, abuso de vulnerabilidad, restricción de movimiento, aislamiento, violencia física y/o sexual, intimidación y amenazas, retención de documentos de identidad, retención de salarios, servidumbre por deudas, condiciones de trabajo y vida abusiva y tiempo extra excesivo. Sin embargo, para configurar el delito no tienen que estar presentes todos a la vez.

Si se conoce o está en una situación de trabajo forzoso, puede denunciar a la Línea 1818 del Ministerio del Interior, la comisaría o cualquier fiscalía a nivel nacional, así como a la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (SUNAFIL). La atención es gratuita, segura y confidencial. 

CHS Alternativo, en alianza con RPP noticias, se unieron en la campaña “Paremos el trabajo forzoso, que la fuerza esté en erradicarlo”, una iniciativa cuyo objetivo es informar a la ciudadanía sobre este delito con la finalidad de identificar, prevenir, atender y sancionar un abuso que afecta la integridad de sus víctimas.

Conoce más sobre las características del trabajo forzoso y cómo podemos identificarlo en la siguiente entrevista a Ricardo Valdés, director ejecutivo de CHS Alternativo: