SOFIA encontró el primer tipo de molécula que se formó en el universo, llamado hidruro de helio. Se formó por primera vez solo 100.000 años después del Big Bang como el primer paso en la evolución cósmica que finalmente condujo al complejo universo que conocemos hoy. 

| Fuente: NASA

 La estrella recién nacida en la nebulosa de Orión evita el nacimiento de hermanos estelares. Hasta este descubrimiento, los científicos pensaban que otros procesos, como la explosión de estrellas llamadas supernovas, eran en gran parte responsables de regular la formación de estrellas.  

| Fuente: NASA

SOFIA descubrió que el viento que fluye desde el centro de la Galaxia del Cigarro (M82) está alineado a lo largo de un campo magnético y transporta una gran cantidad de material

| Fuente: NASA

El sistema planetario cercano más similar al nuestro: Gira alrededor de la estrella Epsilon Eridani y tiene una arquitectura notablemente similar a nuestro sistema solar.

| Fuente: NASA

Los campos magnéticos en la galaxia Cygnus A están alimentando material al agujero negro de la galaxia. SOFIA reveló que las fuerzas invisibles están atrapando material cerca del centro de la galaxia, donde está lo suficientemente cerca como para ser devorado por el agujero negro hambriento

| Fuente: NASA

SOFIA detectó campos magnéticos que se muestran como lineas de corriente, que pueden canalizar el gas hacia una órbita alrededor del agujero negro de la Vía Láctea, en lugar de directamente hacia él.

| Fuente: NASA

SOFIA descubrió que las moléculas orgánicas y complejas de la nebulosa NGC 7023 evolucinan hacia moléculas más grandes y complejas cuando son golpeadas por la radiación de estrellas cercanas.

| Fuente: NASA

También descubrió que una explosión de supernova puede producir una cantidad sustancial de material a partir del cual se pueden formar planetas como la Tierra.

| Fuente: NASA

Tomó una nueva vista del centro de la Vía Láctea revela nacimiento de estrellas masivas.

| Fuente: NASA

Las observaciones de SOFIA descubrieron qué sucede cuando colisionan dos exoplanetas: el brillo infrarrojo de los escombros del siniestro en el sistema BD +20 307 ha aumentado en más del 10%, una señal de que ahora hay aún más polvo caliente y que se produjo una colisión relativamente recientemente.

| Fuente: NASA