Huevo en el espacio
El huevo, aunque no llegó al espacio como tal, sí alcanzó la velocidad pronosticada en la caída desde esta altura. | Fuente: Mark Rober

El ex ingeniero de la NASA, Mark Rober, lanzó un huevo desde el espacio para tratar de demostrar algo: puede sobrevivir.

Todo este “calvario”, como lo detalla él mismo, fue grabado en video y nos demuestra cómo la ciencia puede intervenir hasta en situaciones tan únicas.

Un gran trabajo detrás

Esta prueba ha sido planeada durante 3 años, con grandes cambios en el sistema que llevaría al huevo al límite de nuestra atmósfera.

El huevo fue sujetado a un cohete que, a su vez, estaba sujetado a un globo meteorológico con dirección al espacio.

Sin embargo, el experimento no llegó hasta dicha cantidad: solo subió a 30 kilómetros de altura, cuando la línea Karman es de 100.

Rober trabajó con un experto en construcción de cohetes de la misión Curiosity para también crear un colchón que pueda recoger el huevo al momento de la caída. Al cohete le añadieron un sistema de calefacción para que el huevo no se congele en el espacio.

Plot Twist: no se rompió

El video termina con una imagen que nadie se esperaría: el huevo soportó la caída sin romperse. Las imágenes ya tienen 20 millones de reproducciones.

El ex ingeniero ya tiene dos récords mundiales Guinness: uno por la fuente de pasta de dientes de elefante más alta y el otro por la mayor cantidad de fichas de dominó colocadas y derribadas en una hora.

"El próximo año haremos esto en Marte", escribió Rober en el pie de foto del video.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico.

Sepa más: