SpaceX
El último lanzamiento del Falcon 9 con el propulsor B1051 este domingo. | Fuente: SpaceX

Este domingo, SpaceX un nuevo lote de satélites Starlink al espacio y marcó el penúltimo paso para marcar un récord que se propuso hace 10 años: aterrizar 10 veces un mismo cohete.

El cohete Falcon 9 con el propulsor n° 1051 realizó su noveno vuelo en la historia, logrando aterrizar con éxito en el océano en la barca autónoma “Of Course I Still Love You”.

Con un aterrizaje exitoso más, hará historia.

La reutilización para el espacio

El propulsor B1051 ha llevado astronautas a la Estación Espacial Internacional en la misión Demo-1 y ha puesto decenas de satélites de Starlink en órbita.

Como este es el primer cohete Falcon 9 en lanzar nueve misiones, plantea la posibilidad de que una primera etapa realice un décimo vuelo en un futuro próximo, probablemente dentro de uno o dos meses. Alcanzar diez vuelos lograría uno de los principales objetivos marcados por SpaceX con el cohete Falcon 9, luego de optimizar el vehículo para su reutilización hace unos tres años.

"Para aquellos que conocen los cohetes, esto es algo ridículamente difícil", dijo el fundador de SpaceX, Elon Musk, durante una teleconferencia con reporteros en 2018. "Nos ha llevado desde, hombre, desde 2002. Dieciséis años de esfuerzo extremo y muchas, muchas iteraciones, y miles de cambios de desarrollo pequeños pero importantes para llegar a donde creemos que esto es posible". Hizo una pausa por un segundo y luego agregó: "Muy duro". 

En ese momento, Musk estableció dos objetivos principales para la primera etapa del cohete Falcon 9. Quería volar cada vehículo 10 veces antes de necesitar un mantenimiento significativo. Y esperaba llegar al punto en el que un cohete Falcon 9 pudiera darse la vuelta y volver a volar en 24 horas.

Falcon 9 no es completamente reutilizable. Del cohete de dos etapas se recuperan la etapa inferior, el propulsor, que normalmente aterriza reencendiendo sus motores sobre una barcaza en el océano, y las dos mitades de la cofia, que utilizan sus propios sistemas de aviónica para caer sobre las redes de barcos.

La compañía sigue estando lejos de un cambio de rumbo de 24 horas. Aunque ha recortado el tiempo de inspección inicial y renovación entre vuelos de alrededor de seis meses al récord actual de 27 días, parece probable que SpaceX no alcance su objetivo de respuesta de 24 horas con el Falcon 9. Lo más probable es que la compañía tome lo que ha aprendido de volar y reutilizar el Falcon 9, y transferir esta aspiración de reutilización ultrarrápida al vehículo Starship que SpaceX está desarrollando actualmente en el sur de Texas.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.