Thanos, interpretado por James Brolin, es el villano en 'Avengers: Infinity War'. | Fuente: Marvel

(Agencia N+1 / Víctor Román). Avengers: Infinity War, la décimo novena la película del Universo Cinematográfico de Marvel fue estrenada este año y su estreno en bluray está previsto para mediados de agosto. El proyecto fue un rotundo éxito de taquilla y aunque existieron algunas fallas en cómo fue presentada la ciencia, el objetivo de cautivar y entretener a los fans se cumplió.

Sin embargo, dejaremos de la ciencia de lado momentáneamente para enfocarnos en la filosofía. Específicamente en la filosofía de Thanos, el conflictuado villano de esta entrega.

ALERTA DE SPOILER 

[Si aún no has visto la película te recomendamos seguir leyendo bajo propio riesgo]

En Infinity War, el objetivo del villano Thanos es recolectar las 6 piedras del infinito, gemas mágicas que, de acuerdo a la mitología de Marvel, tienen consciencia propia y portadas al unísono proveen de un poder infinito al que las posea. En el caso de Thanos, su objetivo es “restablecer el balance en el universo”. ¿Cómo lo lograría? Eliminando a la mitad de la población del cosmos.

El villano argumenta que, mientras la población crece de manera exponencial, los recursos necesarios para sostener ese crecimiento lo hacen de manera linear. Eventualmente, no existirá lo suficiente para todos. “Es un cálculo simple”, le dice en un momento a Gamora, su hija adoptiva “Este universo tiene recursos finitos. Si la vida se deja sin control, la vida dejará de existir. Necesita corrección”.

Ese discurso suena familiar

La propuesta de Thanos tiene su origen en la corriente filosófica del maltusianismo, una teoría demográfica, sociopolítica y económica propuesta por el economista y clérigo británico Thomas Malthus en el siglo XVIII.

Malthus, que vio de primera mano la pobreza que causó la revolución industrial, argumentó en su libro Ensayo Sobre el Principio de la Población que el ritmo de crecimiento de la población respondía a una progresión geométrica, mientras que el ritmo de aumento de los recursos para su supervivencia lo hacía en progresión aritmética. Exactamente lo mismo que predicaba el villano de Marvel.

Por esta razón, según esta filosofía, cada cierto tiempo debían existir controladores biológicos (hambrunas, guerras, pandemias) que eviten el crecimiento desproporcionado de la población y a la eventual extinción de la raza humana. Lo terrible de esta teoría fue que, al igual que Thanos, hubo gente que la tomó al pie de la letra y desarrolló políticas que tuvieron resultados catastróficos.

El caso de Irlanda

Entre 1845 y 1849 Irlanda sufrió una de las hambrunas más grandes de la historia europea, la cual se originó por una plaga que infectó y arrasó los cultivos de papas, de las cuales dependía aproximadamente un tercio de la población irlandesa.

Las consecuencias de la plaga se sintieron más en Irlanda que en cualquier otra parte de Europa, en parte por las medidas que tomó Charles Trevelyan, el administrador británico de la isla. Influenciado por las ideas maltusianistas, evitó que se destinaran recursos a controlar la hambruna y rechazó la ayuda norteamericanos de maíz porque creía que esa calamidad era un "mecanismo efectivo para reducir la población excedente".

Las decisiones de Trevelyan hicieron que cerca de un millón de irlandeses emigrasen y costaron la vida de aproximadamente un millón más. Además, cambiaron para siempre las relaciones entre Irlanda y el Gobierno del Reino Unido.

Problemas con el maltusianismo

La principal crítica a esta corriente filosófica es que Malthus basó sus ideas luego de observar a otras especies, en especial a conejos. Sin embargo, los conejos no tienen la capacidad de los humanos para innovar y crear nuevas formas de obtener recursos. Durante gran parte de nuestra historia hemos tenido la capacidad intelectual para crear recursos que antes no existían y el desarrollo de la tecnología nos ha ayudado a poder seguir creciendo casi ininterrumpidamente.

¿Hemos puesto en peligro nuestro medio ambiente y a otras especies? Indudablemente, pero así como tuvimos la capacidad para destruir en busca de recursos, tenemos la capacidad y la voluntad para actuar inteligentemente y proteger lo que nos rodea. Esto requiere tomar medidas económicas, sociales y políticas duras, pero eso es otro tema.

Finalmente, y regresando a Infinity War, esa es la principal crítica al actuar de Thanos. Con todo el poder que tuvo entre sus manos ¿Por qué no lo utilizó para crear más recursos o más planetas? ¿Por qué no redujo el tamaño de los individuos de manera que consuman menos, en vez de literalmente reducir la población? Probablemente porque un villano que encoge seres vivos no es tan terrorífico como uno genocida. O quizás sepamos el porqué en la siguiente película de Marvel.

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.

¿Qué opinas?