Alfredo Bryce Echenique presenta "Permiso para retirarme. Antimemorias 3".

Descubre el canal de podcast de "Letras en el tiempo" en RPP Player

Alfredo Bryce Echenique anuncia su retiro de la literatura en "Permiso para retirarme. Antimemorias 3". El tercer tomo de sus memorias fue la excusa perfecta para mantener una conversación con Lucho Rodríguez Pastor para la más reciente edición de "Letras en el tiempo", programa de literatura conducido por Patricia del Río.

Entre otras cosas, Alfredo Bryce Echenique recuerda sus años en París, comenta cuáles son sus novelas propias favoritas y revela a qué escritores sigue. La Lima que recuerda y en la que vive y su oficio como escritor son algunas de las cosas que destacaron en la conversación.

A continuación, las frases que dejó la entrevista a Alfredo Bryce Echenique en "Letras en el tiempo".

SOBRE SUS ESTUDIOS DE DERECHO

"Yo estoy inscrito en el Colegio de Abogados del Perú. Fue la carrera que hice para darle gusto a mi padre. Él estaba preocupadísimo por el hecho de que yo quisiera ser escritor e irme a París. Una serie de cosas que mi madre fomentaba. Por darle gusto al viejo, terminé la carrera"

SU VÍNCULO CON LIMA

"El Perú para mí es siempre algunos paisajes y algunos amigos. Más no me interesa. Viajo bastante por la sierra y por Tarma, por esa zona, y me dedico a estar con mis amigos que son bastantes de distintos colegios y la universidad"

Los recuerdos de Bryce Echenique.

SU PADRE

"Yo terminé mis estudios de Derecho para darle gusto a él. Eso le daba tranquilidad porque pensaba que volvería de París y me dedicaría a la abogacía. Murió el mismo año que yo publiqué mi primer libro, pero meses antes, mucha pena me dio"

"Estaba mi padre muy grave, yo reservé el turno para hablar de larga distancia desde París, porque supe que estaba muy grave. Él tenía un teléfono al costado de su cama. Traté de hablar con él, y en realidad casi lo mato del susto porque pensaba que a mí me había pasado algo en París"

PARÍS

París, para mí, fueron unos años muy felices. Ahí empiezo a escribir libremente, viajo, conozco gente que fue muy útil en mi vida. Me integro mucho en Europa, no solo en París, mi mejor amigo era un inglés que conocí en Londres, y que venía a trabajar a París. Martin Hancock, de la universidad de Oxford. Quise ir allá, pero mi padre me cortó la viada"

LA IRONÍA

"La ironía es la sonrisa de la razón y mi mirada es irónica, no es una mirada que se burla, mi humor no es quevedezco, no es duro, no es cruel... mi humor es cervantino, la sonrisa de la razón, que es totalmente distinta a la mirada quevedezca del mundo"

UN MUNDO PARA JULIUS

"Gracias a la influencia de Julio Cortázar se escribe ese libro. [Cortázar] me liberó de las ataduras del academismo al escribir, me cortó las sogas, las ataduras, y liberó mi estilo, mi manera de ver la literatura, como algo nada académico, intuitivo, festivo" 

LA NACIONALIDAD ESPAÑOLA

"Me dieron la oportunidad de facilitarme la vida con la documentación española, pero qué tiene que ver la vida de uno con unos papeles"

¿ALGÚN ESCRITOR INJUSTAMENTE OLVIDADO?

Deben haber varios, para mí, porque está cerca de mí, porque fue uno de mis grandes amigos, Julo Ramón Ribeyro. Un escritor cuya obra ha caído en el olvido. Pero Julio Ramón nunca hizo nada para que las cosas no fueran así, él siempre dejaba pasar las cosas.

ESCRITORES DESTACADOS EN LA ACTUALIDAD

"Aparte de Mario Vargas Llosa, ahora puedo hablar de escritores jóvenes o primero de escritores no tan jóvenes. Tengo gran admiración por la obra de Fernando Ampuero, gran admiración por la obra de Alonso Cueto, cuya última novela estoy leyendo y me ha fascinado. Entre los escritores más jóvenes, Renato Cisneros, por ejemplo"

LO QUE ESPERA LA GENTE

La gente espera siempre que el escritor se repita y yo no me he repetido, siempre he seguido por distintas sendas, aventuras de escritura. Y eso le da un tinte muy tenso a mi novela.


SOBRE TENER HIJOS

"Eso fue una decisión, pero también estuvo en ella... el hecho de que yo sí quise tener un hijo con una chica de la cual hablo en 'Permiso para retirarme...' que conocí en París. Trabajaba en una agencia de viaje y nos enamoramos. Decidimos dejar París, nos casamos, esperaba al niño que vendría, pero un día volviendo a la ciudad me estrellé y ella se mató. Desde ahí tengo un temor a la idea de tener hijos. Fue una infidelidad post mortem que quise no tener hijos, si no fuera con ella, después de muerta. Así de compleja es la vida y me alegro de no tener hijos"

¿Qué opinas?