El peso argentino se ha devaluado a la mitad de su valor en el último año. | Fuente: REUTERS/Marcos Brindicci | Fotógrafo: Marcos Brindicci

Este año la economía de Sudamérica entrará en una leve recesión de 0.1% empujado por el crítico desempeño económico de Venezuela, una creciente crisis financiera en Argentina y el aún débil crecimiento de Brasil, de acuerdo con el último reporte semestral del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Carlos Vegh, economista jefe del Banco Mundial para la región, comentó en un transmisión en vivo, que los 32 países de América Latina y el Caribe crecerán este año 0.6%, un crecimiento que se recuperará en el 2019 cuando crecerá 1.6%.

"La crisis macroeconómica que comenzó en abril en Argentina, la desaceleración del crecimiento en Brasil, el continuo deterioro de la situación económica y social en Venezuela, y un entorno externo que recientemente ha vuelto a empeorar han conspirado contra el escenario optimista de principios de este año e implicarán un crecimiento más bajo en la región (que actualmente se prevé en un 0,6% en el 2018)", indica el reporte publicado este viernes en Washington.

El organismo también comentó que no solo las crisis internas de los países pueden afectar a la economías de la región, sino también riesgos internacionales, como un menor crecimiento de China e incluso la tensa relación comercial que en las últimas semanas ha tenido este país con los Estados Unidos.

"Tres factores externos siguen siendo relativamente positivos para la región: el fuerte crecimiento en los Estados Unidos, el crecimiento en disminución pero aún superior al 6% en China, y la recuperación del precio de las materias primas", versa el informe.

 

Para el BM, la economía de Sudamérica caerá 0.1% este año. | Fuente: BM

Prevenir para no lamentar

El último informe semestral, además de las expectativas para el próximo año, presenta también cuán protegidas están las naciones de América Latina y el Caribe ante los llamados "cisnes negros" o eventos altamente impredecibles.

Jorge Familiar recordó los impactos de huracanes, terremotos y erupciones volcánicas que sucedieron en países caribeños, México y Guatemala durante el 2017 y recordó que ante este panorama algunos países, como el Perú, ahora tienen bonos catastróficos, que sirven como seguros ante este tipo de eventos.

"El riesgo se transfiere a los mercados financieros mediante la venta de bonos catastróficos (cuyos ingresos se depositan en entidades conocidas como Special Purpose Vehicles) que, en el caso de un terremoto en cualquiera de los cuatro países miembros (Chile, Colombia, México, y Perú), se pagarán al país afectado", indica el reporte del Banco Mundial.

Lanzamiento de las #Perspectivas2019 para América Latina y el Caribe

Publicado por Banco Mundial en Viernes, 5 de octubre de 2018
¿Qué opinas?