Deudas
Hasta julio Equifax estimaba que habían 1.1 millones de personas con créditos reprogramados. | Fuente: Andina

La paralización de actividades por la pandemia de la COVID-19 llevó a muchas personas y empresas a generar menores ingresos y deudas en sus créditos.

Ante esta situación las entidades financieras dieron la opción de las reprogramaciones y refinanciamientos, pero ¿cuál es la diferencia entre ambos?

El docente de Administración y Finanzas de la ESAN, Edmundo Lizarzaburu, señala que la reprogramación de deudas es una herramienta que te permite cumplir con el pago de tus deudas, es decir antes de caer en retraso, mora o algún otro sobrecosto.

“Pero también existe el refinanciamiento y es importante no confundirlo para que tomes la decisión más conveniente, ya que este último se produce cuando no has cumplido con la entidad financiera, pagas con retraso, aspecto que evidencia, entre otras cosas, poca planificación”, señala.

Mientras una reprogramación puede otorgarse de forma unilateral, previo al vencimiento, el refinanciamiento está sujeto a la negociación con la entidad financiera cuando el pago ya ha vencido.

En la reprogramación las condiciones de crédito (tasa, plazo, monto) pueden variar, pero hay capacidad de negociación e incluso se puede pedir compra de deuda. Y en el refinanciamiento las condiciones del crédito también varían, pero son más reducidas.

Además, la reprogramación no afectará a calificación crediticia del deudor en las centrales de riesgo, pero en el refinanciamiento su calificación sí se verá deteriorada.

Reprogramar o refinanciar
Diferencias entre reprogramar y refinanciar. | Fuente: ESAN | Andina