Economía
Al verse afectada la confianza de los agentes para invertir, se ve afectado el crecimiento del país en el mediano plazo. | Fuente: Andina

Recientemente Standard & Poor's Global Ratings (S&P) y Fitch Ratings, calificadoras de riesgo internacional, ajustaron negativamente las calificaciones crediticias del Perú.

S&P Global Ratings rebajó la calificación en moneda nacional a A- con perspectiva negativa, mientras que Fitch Ratings bajó la calificación de la deuda peruana en moneda extranjera de BBB+ a BBB.

Al respecto, el analista senior de macroeconomía y estrategia de Seminario SAB, Luis Alegría, explicó a RPP Noticias que significan estos cambios de calificación.

"Las escalas de calificación de riesgo son como la nota que uno saca en un curso. Fitch y S&P tenían al Perú en BBB+, es como si te dijera que pasaban el curso con 14, pero bajar de BBB+ a BBB es como perder un punto en la nota y estar más cerca del umbral en el que te jalan y repruebas. Seguimos siendo un país solido en términos fiscales y macroeconómicos, por eso tenemos grado de inversión, pero las perspectivas a futuro se están deteriorando", comentó.

Con la confianza para invertir afectada, también se ve impactado el crecimiento del país.

"Si en el futuro la economía no crece tan rápido, entonces la cantidad de recursos sobre las cuales el Gobierno cobra impuestos no va a crecer tampoco y ahí es donde aparecen los riesgos fiscales", explicó el economista.

¿Por qué se dieron estas rebajas?

Esta reducción de expectativas en ambas agencias se da ante diversos factores, entre ellos se encuentra principalmente la volatilidad política.

"Las dos agencias mencionan el tema político y hacen bastante énfasis en eso. Lo que está diciendo hoy Standard & Poors es que el tema político está fraccionado, hay tensiones entre el Gobierno y el Congreso, es difícil pensar en que se puede mantener la gobernabilidad en este contexto, entonces todo esto afecta la confianza empresarial", precisó.

Además de esto, el economista precisó que hay otros factores que se vienen arrastrando desde hace un tiempo. Uno de ello está relacionado a los niveles de deuda del país, que han subido considerablemente .

"En el 2013 cuando Perú subió a la calificación BBB+ teníamos un stock de deuda pública de apenas 19.2% del PBI, ahorita nuestra deuda pública está en 33.7% del PBI. Desde el fin del super ciclo de las materias primas en el mundo, la economía peruana se desaceleró y el Gobierno pasó a tener déficit, a gastar más de lo que ingresa", señaló.

Para el economista, otro problema que está generando esta rebaja en la calificación es que el Gobierno ha ido incumpliendo con las reglas fiscales de déficit y limites de deuda.

"Desde el 2014 en adelante nos hemos ido manejando por reglas fiscales de déficit y limites de deuda, que o se han incumplido o el Gobierno ha aplazado. Entonces, tenemos siete años en que las reglas fiscales están ahí pero no se cumplen", agregó.

Alegría señala que con esto último se afecta la credibilidad del Estado, pues las metas establecidas no se están cumpliendo.