Cobre
Recientemente las restricciones en China por el aumento de casos de COVID-19 hacían temer por la demanda del cobre. | Fuente: Andina

La economía del Perú se encuentra muy dependiente de la exportación de cobre y su precio, pero ¿qué sucedería si la cotización del metal se desploma?

El gerente general de Kallpa SAB, Alberto Arispe, advierte que si precios del cobre caen a menos de US$ 4 la libra, la actividad económica del país podría entrar en recesión.

Hasta la semana pasada la Bolsa de Metales de Londres (LME) reportó que el precio del cobre a tres meses era de US$ 4.27 por libra, pero en el inicio de esta semana se reportó una caída a US$ 4.15, un mínimo no visto desde mediados de diciembre ante las restricciones en China.

Las condiciones establecidas en China ante el aumento de casos de COVID-19 han generado temores en el crecimiento económico global y en las perspectivas sobre la demanda del metal, y con ello también se afectan las expectativas de la economía peruana.

Arispe señala que en un entorno sin fuente de riesgo político que de garantías para la promoción de la inversión, los precios del cobre deben ser un soporte clave de la economía peruana.

“Sí Perú antes dependía de la exportación de materias primas, hoy la dependencia es mucho mayor, pues tenemos un gobierno que no atrae inversiones y es un riesgo. Si los precios del cobre se ubican por debajo de los US$ 4 la libra, y están más pegados a US$ 3.5, entonces podría haber una recesión. El Perú es un jugador muy importante en el mercado del cobre, y hay una relación directa entre el crecimiento económico y el precio de este metal, siempre y cuando los gobiernos de turno sean amigables a la inversión”, señaló Arispe al diario Gestión.

Asimismo, sostiene que en un escenario de menores precios del cobre es posible si se considere una ralentización en la economía mundial y China, ante los recortes de estímulos monetarios por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

“El precio del cobre se mueve por el crecimiento económico global y, en particular el de China, que representa el 50% de su demanda en el mundo. Si la economía mundial crece menos, que es lo que va a pasar pues la Fed está subiendo sus tasas, y China se ve afectado, habrá impacto en el precio del cobre. Además, se tiene en cuenta como riesgo las restricciones en China por el COVID-19. Si baja el precio de manera brusca, el soporte que tiene la economía peruana se reduciría considerablemente”, precisó al diario local.

Con un menor precio del cobre, el especialista también indica que se impulsaría el alza del tipo de cambio, pues este se ve sostenido por el ingreso de dólares derivados de la exportación del metal rojo.

“La oferta de dólares bajaría de manera importante con un precio del cobre por debajo de US$ 4, y eso haría que el tipo de cambio aumente. Esto también impacta en el déficit fiscal, pues el sector minero tendría menos ganancia y, por ende, se paguen menos impuestos. Lo ideal es que haya más inversión en otros sectores para no depender tanto en un commodity”, apuntó.

Arispe agrega que con los es posible que con los estimados de crecimiento actual, no se reduzca la pobreza y que, con un precio del cobre menor, se podría incluso retroceder en estos objetivos de bienestar.

Sostiene que en caso la economía mundial empiece a ralentizarse, o si hay una recesión en Estados Unidos, el precio del cobre se reduciría, lo cual incluso podrían elevar los niveles actuales de pobreza.