Foto EFE (Referencial)
Las autoridades sanitarias chinas han desvelado que un 10 por ciento del aceite para cocinar proviene de deshechos de los restaurantes en el país asiático y contiene agentes cancerígenos, según informa hoy la prensa china.

El diario China Daily señala que, según la investigación de la Administración Estatal de Alimentos y Medicamentos, este aceite "reciclado" puede contener aflatoxinas, unos agentes altamente tóxicos y cancerígeno.

La administración está llevando a cabo una inspección entre los proveedores de alimentos y los productores de aceite, informó hoy el diario "South China Morning Post".

Los expertos calculan que en China se consumen cada año hasta tres millones de toneladas de aceite de cocina producido de forma ilegal del total de 22,5 millones de toneladas de este producto que consume el país asiático.

Los productos chinos han protagonizado en los últimos años numerosas intoxicaciones masivas que han salido fuera de sus fronteras debido a sus exportaciones, como sucedió con un componente para medicamentos que causó muertes en Panamá.

El último más grave que se registró en 2008, cuando seis bebés murieron y otros 300.000 resultaron intoxicados al ingerir leche adulterada con melamina, un químico tóxico que produce cálculos renales en los menores. EFE