Foto
El desempleo y la informalidad son dos de las consecuencias que deja esta pandemia, cuyos niveles están lejos de revertirse. | Fuente: Internet

Tras dos años de pandemia, la economía peruana no es la misma. La crisis sanitaria mundial ha golpeado los ingresos de las familias y puesto en la calle a más de 7 millones de trabajadores en su momento más duro. Pero, tras 24 meses no se puede decir que el país se ha recuperado en términos económicos

La cantidad de trabajadores informales en Perú aumentó, pues pasó de 72% a 78%. Es decir, 8 de cada 10 trabajadores es informal en nuestro país. Lo que significa que tienen un empleo, pero no cuentan con seguro ni protección y ni siquiera un buen sueldo, comenta Carlos Parodi, profesor de economía de la Universidad del Pacífico a RPP Noticias

“¿Quiénes son los más perjudicados? Las mujeres y jóvenes. El ingreso de los informales varia, puede ganar aproximadamente entre 600-700 soles mensuales, en promedio, que es una cifra muy por debajo del salario mínimo (S/930). Es importante proteger a esos trabajadores. Es decir, formalizarlos”, señaló el experto.

El mercado laboral

No hay duda que la pandemia ha reconfigurado el mercado laboral y no podemos hablar de una recuperación en términos de empleo, explica Mónica Muñoz Nájar, coordinadora de proyectos y políticas públicas en REDES.

“Durante la pandemia, cuando se pusieron las primeras restricciones, cayó muchísimo el empleo y allí se disparó el desempleo, llegamos a perder 2.5 millones de empleo a nivel nacional. Nos hemos recuperado. Faltan crearse unos 170 mil empleos a nivel nacional. Sin embargo, esa recuperación parcial se ha dado hacia una mayor informalidad”, según Mónica Muñoz Nájar.

 La pobreza en Perú se incrementó. La tercera parte del país, es decir, unos 10 millones de peruanos, viven en situación de vulnerabilidad y la cifra no se ha reducido con el pasar de los meses, pese a la entrega de bonos o de dinero en efectivo por parte del Gobierno, señala el economista Marcel Ramirez.

“Como era de esperarse la pandemia de la Covid 19 tuvo cierto impacto en los hogares pobres y aquellos no pobres vulnerables. La pobreza monetaria pasó de 20% de un total de hogares a un 30%, reflejando su mayor impacto durante el primer año de la crisis”, indica Ramírez.

Si bien el Perú tuvo buen desempeño económico el año pasado, dicha cifra positiva no se refleja en la calidad de vida de los peruanos. La pobreza, la falta de accesos a servicios básicos, como agua o postas médicas, la caída en los sueldos son algunas de las consecuencias que sigue dejando la pandemia.