conflictos sociales
Lo que una comunidad consigue de una negociación con la empresa minera o con el Estado, puede terminar siendo el incentivo de nuevas demandas de las comunidades vecinas , dice el reporte. | Fuente: ANDINA

Un foco constante de conflictividad social es el corredor minero del sur que recorre las provincias de Cotabambas en Apurímac, y Espinar y Chumbivilcas en Cusco. En los últimos días se ha reportado bloqueo de carreteras en esta parte del país que pone en riesgo el 30 % de la producción de cobre.

Según el reporte del 30° Observatorio de Conflictos Mineros en el Perú – OCM, en los últimos meses la naturaleza de los conflictos vinculados a la minería ha venido cambiando. Uno de esos cambios es la gran fragmentación de agendas y demandas, incluso entre los pobladores de zonas aledañas, como ocurre en el corredor minero del sur.

El informe precisa que en el corredor minero del sur, “cada 30 kilómetros se puede identificar expectativas que se expresan en demandas diferenciadas que generan movilizaciones con actores distintos que no tienen ni la capacidad ni el interés de articular entre sí. En esta zona, el OCM identifica que se ha configurado una suerte de situación de conflictividad casi permanente”.

El corredor minero del sur atraviesa 37 comunidades campesinas quechuas: 12 de ellas ubicadas en la provincia de Cotabambas (Apurímac), 24 en Chumbivilcas y Espinar (Cusco) y una en Caylloma (Arequipa).

El reporte advierte una competencia entre comunidades aledañas para obtener mayores beneficios de las empresas mineras o el Estado. “Hay competencia entre distritos, provincias y regiones; también compiten entre comunidades: lo que una comunidad consigue de una negociación con la empresa minera o con el Estado, puede terminar siendo el incentivo de nuevas demandas de las comunidades vecinas que terminen en nuevos estallidos”, resalta el informe elaborado por CooperAcción, Grufides y Fedepaz.


Afecta el crecimiento económico


Según el INEI, en julio el sector minero se redujo 6,16 % debido a la conflictividad social en las zonas de influencia de las operaciones mineras. Al respecto, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) alertó sobre el bloqueo de las vías en la provincia de Espinar, por parte de manifestantes que impiden el transporte de mineral, insumos e incluso el traslado de trabajadores de las empresas mineras Las Bambas, Hubday (mina Constancia) y Glencore (mina Antapaccay).

Advirtió que de continuar el bloqueo de vías se está “poniendo en grave riesgo el 30 % de la producción de cobre del país”.

Según el estudio Los fondos sociales y convenios marco en el Corredor Minero del Sur, elaborado para Infosur Perú y el Grupo Propuesta Ciudadana, en las últimas dos décadas se destinaron más de S/6,000 millones a las tres provincias que conforman dicho corredor por negociaciones directas con las empresas, aportes especiales (canon, regalías, derechos de vigencia), y negociaciones directas con el Estado, derivados de la minería.