trabajo remoto
El mes pasado el Ejecutivo señaló que se planea extender el trabajo remoto hasta el 31 de julio del 2021. | Fuente: Shuttestock

Este año la pandemia ha obligado a las empresas y a los trabajadores a adaptarse al trabajo remoto. Hasta junio, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) calculaba que unas 200,000 personas se encontraban laborando bajo esta modalidad.

Ante esto, un informe de Global Research Marketing (GRM) brinda más detalles de los avances y complicaciones que aún existen con este modo de trabajo.

Para un 85% de limeños el trabajo remoto implica más horas de las que realizaban antes del confinamiento social, cuando el trabajo era presencial.

"Lo que ha sucedido es que al adaptarnos a esta modalidad es como que no hubiera límites y más bien se diera una continuidad laboral en cuestión de horas. Esto genera también que a los trabajadores les cueste desconectarse y establecer límites entre su vida laboral y familiar", indica Giuliana Reyna, gerente general de la consultora GRM.

Pese a esto, un 78% de empleados consultados prefiere continuar haciendo home office.

Un 48%, casi 5 de cada 10 trabajadores, siente que bajo esta modalidad son más productivos que en el trabajo presencial. Un 30% considera que su productividad se ha mantenido.

Asimismo, el 81% de los consultados señala que la empresa en la que laboran sí les da todas las facilidades necesarias para desempeñar su trabajo.

Estas facilidades incluyen el envío de equipo como laptops, celulares y sillas ergonómicas.

Respecto al retorno a las oficinas, un 30% de las empresas encuestadas señala que evalúan este regreso de manera escalonada en el primer trimestre del 2021.

Antes de la pandemia solo unos 2,000 trabajadores se encontraban en esta modalidad de empleo.
Antes de la pandemia solo unos 2,000 trabajadores se encontraban en esta modalidad de empleo. | Fuente: Internet