Foto: Difusi
El cantautor Ricardo Montaner no descarta volver a probar suerte en el mundo de la literatura, luego de su debut como escritor con "Lo que no digo cantando", que salió a la venta a principios de septiembre y que hoy presentó en Nueva York.

El intérprete de "La cima del cielo" aseguró a Efe que en este libro, publicado por el Grupo Nelson, abrió su corazón para compartir con su público experiencias de su carrera, detalles de sus relaciones familiares y cómo su encuentro con Dios le cambió la vida. Añadió que escribió el libro porque hay asuntos que no puede contar en una canción, que sólo dura tres minutos.

Hace cinco años, recordó, un pastor le predijo que escribiría un libro en el que hablaría de Dios, lo que comenzó a hacer el pasado diciembre.

"En diciembre empecé a escribir una especie de mapa de lo que yo quería que estuviera en el libro, en enero lo comencé formalmente y en marzo lo terminé. A los cinco años estaba escribiendo un libro que hablaba de mi encuentro con Cristo", señaló Montaner.

En la introducción, el cantante se remonta a la noche en que debutó en el Madison Square Garden de Nueva York, en 1992, a la vez que recuerda sus 14 años, cuando era el batería de una banda que tocaba en una iglesia. Igualmente, hace alusión a sus presentaciones en bares y ferias patronales en Venezuela, en los inicios de su carrera, cuando jamás imaginó que algún día se presentaría en el Madison.

"La felicidad no es un destino, es un trayecto. La cima del cielo, paradójicamente, no es el lugar que uno escala en un buen día, sino un camino que vamos transitando de a poquito, con los poquitos fragmentos del hoy", sostiene en la introducción. El artista nacido en Argentina y criado en Venezuela, que en 2007 fue nombrado embajador de buena voluntad de la Unicef por su trabajo por la niñez de América Latina, aseguró que le es más fácil escribir canciones que un libro porque cuando compone se siente "como pez en el agua", ya que lo hace desde los 14 años.

"Esta ha sido una experiencia que yo quería reconocerla como una enriquecedora, que me gustó mucho, que me quedó un gustito a dulce. El libro se ha vendido muy bien en América Latina y espero suceda lo mismo en Estados Unidos", aseveró.

Destacó que ha recibido cartas y mensajes a través de su página de personas que han leído el libro y les ha servido de motivación espiritual, lo que dijo le sorprende por ser una fase diferente en su carrera. "Esto de llegar a un aeropuerto y encontrar mi libro en un estante es rarísimo, entrar a una librería y que esté ahí es una novela que yo nunca imaginé que iba a vivir. Es algo espectacular", aseguró.

Sin embargo, confesó además que hubo momentos tristes durante el proceso de escribir, ya que revivió momentos difíciles de su vida. "Cuando se escribe algo así de alguna manera dejas ver cosas de tu interior que en otras circunstancia no harías", dijo.

"Me tocó escribir un capítulo que se llama "El día que me peleé con Dios", que fue muy duro para mí y "El día que oré por mis captores", porque hablar de un secuestro es muy fuerte", señaló al referirse al secuestro de 14 horas que sufrió en 1995 en Caracas.

"En este libro he abierto mi corazón como siempre pero esta vez he abierto la intimidad de mi corazón", afirmó Montaner, que se aventuró a comentar que no sólo repetiría la experiencia de otro libro, sino que podría hacerlo con una novela.

"En un segundo libro vamos a explorar en el mundo de las novelas a ver cómo me va. Ya tengo anotadas unas cositas que me pueden servir más adelante para un libro nuevo", advirtió. Y aunque dijo ser consciente que le tomará mas tiempo, aseguró que tiene "todo el tiempo del mundo. No es como los discos, que si no haces uno por año, se enoja la compañía discográfica".

El artista aseveró también a Efe que a sus 52 años ha logrado un balance en su vida. "Siento que he logrado darle prioridad a lo que merece tenerlo y he quitado de mi entorno lo que no necesito tener. Por lo tanto, pierdo menos el tiempo en cosas que no me dejan nada", afirmó.

El libro está a la venta en EE.UU., Argentina, Colombia, México, Chile, Uruguay y España, donde lo promocionará el próximo enero.  

EFE