Los más pequeños pusieron la cuota de ternura y dulzura en la boda real. Charlotte y George acompañaron a su tío Harry y su ahora esposa, Meghan Markle, durante toda la ceremonia realizada en la capilla de St. George. A su paso se robaron las miradas de los invitados y provocaron más de una sonrisa.

Charlotte lució un vestido de Givenchy ─al igual que las demás damas─ diseñado por Clare Waight Keller, quien también tuvo a su cargo la confección del vestido de Meghan.

 

Los trajes de seda rememoraron a los usados en la boda de la Diana y el príncipe Carlos, así como en la de los Duques de Cambridge.

Los zapatos fueron de Aquazurra y llevaron ramos de flores diseñadas por Philippa Craddock. El príncipe George y sus compañeritos llevaban mini versiones del uniforme de los Blues and Royals, el que llevaban el novio y su padrino.

¿Qué opinas?