La modelo rusa Irina Shayk, tuvo una sensual sesión fotográfica para una marca italiana de lencería que la descubrió en 2007.

Shayk tenía 20 años, cuando la firma Intimissimi se encargó de tomarle las primeras fotos que la llevarían a abrirle varias puertas en el mundo del modelaje.

Para celebrarlo, la marca italiana de lencería ha vuelto a contar con su musa para su nueva campaña.

Sepa más:
¿Qué opinas?