Jennifer Aniston se sinceró sobre su difícil relación con su madre, Nancy Dow, fallecida en el 2016. Ella hizo un paralelo entre el vínculo de su nuevo personaje Rosie Dickson y su hija, en la película "Dumplin" de Netflix, con su propia historia.

"Una de las razones por las que realmente me encantó el aspecto madre-hija fue porque era muy similar a lo de mi madre y nuestra relación", contó la actriz a The Sunday Telegraph. 

En la cinta, Jennifer Aniston interpreta a una ex reina de belleza cuya hija de talla grande, Danielle Macdonald en el papel de Willowdean Dickson, ingresa a una competencia para protestar contra los estándares de belleza.

"[Su madre Nancy Dow] Ella era una modelo y todo estaba relacionado con la presentación y su aspecto y el aspecto que yo tenía" ─ explicó la actriz─ "Yo no era la niña modelo que ella había esperado y fue algo que realmente me marcó. Esta niñita que quiere ser vista y ser amada por una madre que estaba muy ocupada y no le importaba tanto", agregó.

LA DISCORDIA

Los padres de Jennifer Aniston se divorciaron cuando ella tenía 9 años. Se dice que la relación entre madre e hija se deterioró después de que Dow publicara, en 1999, su libro de memorias "De madre e hija para los amigos". No se volvieron a hablar hasta que la actriz se divorció de Brad Pitt en el 2005. 

Sus comentarios hacen eco a otros que hizo en el 2015, un año antes que falleciera su madre, cuando dijo que era "muy crítica". "Como fue modelo, era muy hermosa y yo no lo era", dijo a Hollywood Reporter.

La película "Dumplin" se estrenará el 7 de diciembre en Netflix.