La 'reina del pop' Madonna habló por primera vez, desde que una corte de Malawi le negó la adopción de la niña Mercy James, para asegurar que lo único que quiere es "darle un tranquilo ambiente familiar" a la menor de 3 años de edad.

"Quiero darle a Mercy un hogar, una familia que la quiera y la mejor educación y plan de seguro médico posible", aseguró la cantante, de 50 años de edad.

"Tengo la esperanza que Mercy, como David (Banda), algún día regresará a Malawi para ayudar a otras personas de su país", añadió, en una entrevista concedida al diario africano 'Nation on Sunday'.

Como se recuerda, hace algunos días, una corte de Malawi rechazó el pedido de adopción de Madonna debido a una ley que restringe a los no residentes del país a adoptar niños. Madonna apeló dicho fallo.

"Aunque me han dicho que no puedo hablar abiertamente sobre los detalles de la apelación que mantengo con respecto a mi deseo de adoptar a Mercy, quiero decir que aprecio mucho todo el apoyo que he recibido de parte de la gente de Malawi, así como de mis amigos en todo el mundo", añadió la 'chica material'.