Hace tres semanas fue acusado de agresión por su aún esposa Flor Polo, pero Néstor Villanueva asegura que el rencor y el resentimiento no lo invaden, pues solo espera "muy paciente" a que las aguas se calmen.

Y es que la amargura, la tristeza y la angustia solo se mezclan en él ante la impotencia de no poder ver a su pequeño hijo.

"Siento mucho no poder ver a mi hijo, ya son más de dos semanas, espero que las cosas se tranquilicen y se calmen por el bien de mi hijo", declaró a RPP Noticias.

Asegura no haber cruzado palabras con la hija de Susy Díaz desde que sus problemas maritales salieron de las cuatro paredes del departamento que forzosamente tuvo que abandonar.

Más aún, prefiere ya no hablar sobre los rumores de infidelidad y de las supuestas pruebas que acusan a Florcita del hecho por temor a empeorar la situación.

Néstor no tiene reparos en aceptar su responsabilidad sobre su fracaso matrimonial, pero rechaza cualquier comentario que pretende etiquetarlo como un "aprovechador".

"Yo tengo mi trabajo. Cuento con mi negocio propio, es una pequeña empresa que formé como provinciano que soy. No me he aprovechado absolutamente de nada ni de nadie, que la gente saque sus propias conclusiones", se defendió.

Sobre la denuncia que pesa en su contra, dice no estar al tanto del proceso, de eso - asegura - está a cargo su abogado. Por ahora, su única preocupación es su hijo, pero es consciente de lo difícil que resulta acercarse a él.

"Florcita por favor, dale un beso grande a mi hijo. Dile que lo amo, dile que estoy de viaje y ya muy pronto voy a estar con él. Dile que lo amo mucho", dejó el mensaje sin cerrar las puertas a una posible reconciliación.