Argentina, con Lionel Messi en libertad absoluta por todos los sectores del campo, obtuvo este lunes una cómoda victoria por 4-0 frente a Albania, un improvisado rival al que casi no le dejó tocar el balón.

Tras dos o tres acciones en las que cosechó los primeros aplausos de la tarde, Messi aprovechó las dificultades de la defensa albanesa para hacerse del balón a las puertas de su área, cedió el balón sobre la derecha a Lavezzi y éste abrió el marcador a los cinco minutos con un derechazo.

El segundo tanto sería obra del delantero del Barcelona Lionel Messi, quién recibió un pase de Lavezzi en el área y, rodeado de cuatro rivales, remató de zurda junto al palo izquierdo de la meta de Albania y amplió la ventaja a los 42 minutos.

En la segunda parte se sumaron Tevez y Agüero al equipo albiceleste, quienes elaboraron numerosas jugadas profundas, con un remate en un poste a cargo del todavía jugador del Atlético de Madrid cinco minutos después de salir al campo en sustitución de Lavezzi.

Tras otra genialidad de Messi, que con una asistencia milimétrica puso el balón delante de Agüero, Argentina marcó el tercero con un fuerte remate del "Kun" al segundo palo de la meta albanesa a los 75 minutos. Completó la goleada Tevez, en el minuto final, tras un pase de Agüero.