Comunidad shipibo-conibo de Cantagallo analizará cuatro alternativas para construcción de viviendas

El Ministerio de Vivienda aseguró que la opción elegida por la comunidad shipibo-conibo será respetada y garantizó las gestiones necesarias para su proyecto habitacional.

Comunidad shipibo-conibo de Cantagallo | Fuente: Presidencia

Como parte del compromiso asumido con la comunidad shipibo-conibo de Cantagallo, el Ministerio de Vivienda presentó ante los dirigentes cuatro alternativas para la construcción del proyecto habitacional, que le brindará viviendas dignas y seguras a las 238 familias que integran esta comunidad nativa asentada en Lima.

El viceministro de Vivienda y Urbanismo, David Ramos López, lideró la reunión sostenida el lunes por la tarde, en la sede institucional de dicha cartera. En el diálogo también participaron representantes de la Municipalidad Metropolitana de Lima y de los sectores Educación, Cultura y Salud.

Viceministro de Vivienda y Urbanismo presidió reunión multisectorial con dirigentes nativos | Fuente: Ministerio de Vivienda

¿Qué se plantea?

Entre las cuatro alternativas propuestas, dos de ellas contemplan la construcción del proyecto, con algunas modificaciones, en la misma zona de Cantagallo. Las otras dos opciones proponen trasladar el proyecto habitacional al distrito de San Juan de Lurigancho o El Agustino.

Los dirigentes shipibo-conibo acordaron analizar dichas propuestas en una asamblea conjunta con todos los miembros de su comunidad. En tanto, el Ministerio de Vivienda se comprometió a acudir a la zona de Cantagallo para exponer estas alternativas ante la población en el transcurso de esta semana, previa confirmación de los dirigentes.

"La opción que la comunidad elija será respetada y el Ministerio de Vivienda realizará todas las gestiones necesarias para que el proyecto siga adelante en la zona donde ustedes decidan, teniendo en cuenta los detalles técnicos que hemos expuesto", manifestó el viceministro David Ramos.

En noviembre de 2016 un incendio en la comunidad de Cantagallo, ubicada en el límite del Cercado de Lima y el Rímac, dejó más de 2,000 personas damnificadas y más de 430 viviendas destruidas. Desde entonces, los dirigentes shipibos-conibos buscan lograr que el Gobierno los apoye para la construcción de casas.

¿Qué opinas?