EMMSA considera inviable trasladar minoristas a "Tierra Prometida"

Emmsa calificó como una "ilusión" la posibilidad de usar "Tierra Prometida", ubicado frente al mercado mayorista de Santa Anita, como lo ofreció exalcaldesa Susana Villarán.
RPP

La Empresa Municipal de Mercados S.A. (Emmsa) de la comuna de Lima considera a la zona llamada "Tierra Prometida" como inviable para el traslado de los comerciantes minoristas que ocupan las calles que rodean el Parque del Migrante, levantado sobre lo que fue La Parada.

José Luna Bazo, gerente general de Emmsa, calificó como una "ilusión" a la posibilidad de uso de ese espacio de 57,424 metros cuadrados, ubicado frente al Gran Mercado Mayorista de Santa Anita, el cual fue ofrecido como lugar de acogida por la ex alcaldesa Susana Villarán tras el cierre de La Parada, a fines de 2012.

En diálogo con la agencia Andina, el funcionario edil afirmó, sin ofrecer mayores detalles, que se está evaluando una solución para estos vendedores de alimentos perecibles, quienes esperan que se cumpla el ofrecimiento del gobierno local para abandonar la vía pública. Solo atinó a decir que la propuesta "será anunciada en su momento".

La ocupación de la vía pública en ese sector del distrito de La Victoria por casi 2,000 comerciantes ha generado desorden, inseguridad e insalubridad, pese a los esfuerzos de la comuna distrital y del propio municipio metropolitano por lograr un retiro pacífico de los ocupantes.

Con ese propósito ambos municipios llevan adelante una mesa de diálogo con representantes de los comerciantes y vienen desplegando acciones de sensibilización para llegar a un entendimiento.

La ex alcaldesa Susana Villarán anunció en marzo del 2014 que Tierra Prometida iba a albergar a más de 1,500 comerciantes empadronados, quienes ocuparían puestos de venta de 12, 9 y 6 metros cuadrados. Además se proyectaba habilitar en el recinto un patio de comidas.
  
La entonces burgomaestre había anunciado también que el municipio iba a invertir 2 millones de nuevos soles para la realización de obras en el entorno de Tierra Prometida, lo que contemplaba la mejora de fachadas y la construcción de veredas perimétricas y paraderos.

Lamentablemente, ninguna de esas acciones se llevó a cabo y hasta la culminación de la gestión Villarán no se obtuvo la autorización que debe otorgar el municipio de Santa Anita para la habilitación respectiva. La Tierra Prometida luce actualmente como en sus inicios. Un campo desértico abandonado que solo cuenta con un cerco perimétrico de material noble.

MEJORAS EN MERCADO MAYORISTA

En cuanto a las acciones previstas para mejorar la infraestructura del Gran Mercado Mayorista de Lima, el gerente general de Emmsa afirmó que se espera resolver, al finalizar el tercer trimestre de este año, las observaciones técnicas que se presentaron sobre los pabellones que se construyeron durante la anterior gestión municipal, a fin de que estén en condiciones de acoger a los comerciantes mayoristas.

Precisó al respecto que una de esas observaciones tienen que ver con las rampas de acceso a los pabellones, que -según dijo- están mal diseñados porque impiden el desplazamiento de los estibadores que laboran en el mercado.

"Una vez que estos pabellones estén habilitados para funcionar se pondrá en marcha también una serie de servicios conexos, los cuales no están destinados a un solo operador, sino que favorecen la competencia entre los comerciantes para que no exista posición monopólica ni de dominio", dijo.

FERROCARRIL

Luna Bazo comentó también que uno de los proyectos más ambiciosos de Emmsa tiene que ver con la habilitación de un ramal del ferrocarril central andino -que proviene desde Huancayo  por una vía paralela a la carretera central que no adolece de interrupción alguna como si ocurre con dicha autopista- a fin de que ingrese al Gran Mercado Mayorista de Lima.

"El ingreso de un ramal del ferrocarril al Gran Mercado Mayorista de Lima facilitará no solo un adecuado abastecimiento a la ciudad capital desde las zonas de producción agrícola, sino también la posibilidad de procesar esos alimentos con fines de exportación", enfatizó.

Destacó que la línea del ferrocarril central llega hasta el puerto del Callao y desde allí está cerca al aeropuerto internacional Jorge Chávez, por lo que si se consigue que el tren ingrese al mercado mayorista se podrá dar un extraordinario valor agregado a los productores y comerciantes que abastecen a la capital.

"Articular ese sistema de comercialización significa trasladar economía de escala a las regiones y productores para mejorar sus capacidades e ingresos", subrayó finalmente.

Esta propuesta retoma un planteamiento formulado el año 2008 durante la segunda gestión del alcalde Luis Castañeda, por el entonces gerente general de Emmsa, Luis Baca Sarmiento.

ANDINA