Niños soldados: milicia libera 163 menores en República Centroafricana

Según la ONU, se estima que entre 6.000 y 10.000 niños ingresaron en facciones armadas en República Centroafricana desde 2013.
ONU

La ONU dijo que 163 niños soldados, entre ellos 5 niñas, que habían sido reclutados por la milicia denominada Anti-Balaka, de República Centroafricana, fueron liberados y han empezado a recibir atención médica y psicosocial.

Con ésta y otras liberaciones registradas en las últimas semanas ya son 645 los niños que han salido del control de distintos grupos armados que coexisten en el país.

Se estima que entre 6.000 y 10.000 niños ingresaron en facciones armadas en República Centroafricana desde 2013, cuando las milicias cristianas Anti-Balaka se alzaron en armas contra el exgrupo rebelde Séleka, de mayoría musulmana y que había tomado el poder por las armas.

Aunque la violencia ha disminuido gracias a un acuerdo para el fin de las hostilidades, la República Centroafricana aún sufre las secuelas de ese conflicto sectario.

La primera liberación de niños soldados ocurrió hace tres meses e involucró a 357 niños, gracias a un acuerdo alcanzado entre los líderes de los grupos armados, que se comprometieron a devolver la libertad a todos los menores que tengan en sus filas, como parte de los esfuerzos en favor de la paz y la reconciliación.

La entrega fue facilitada por la Agencia de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Misión de Naciones Unidas en República Centroafricana (MINUSCA).

"Esperamos ver a cientos de niños más liberados antes de terminar este año", dijo el enviado de UNICEF al acto de liberación de hoy, Mohamed Malick Fall.

A los niños liberados se les somete a exámenes médicos, se entrevistan con trabajadores sociales y son llevados a un centro de transición donde reciben apoyo para retomar los estudios.

Paralelamente, los organismos que les asisten intentan localizar a sus familias para reunirlos con ellas.

Cerca de 5 millones de personas fueron afectadas por el conflicto armado de 2013-2014, cerca de medio millón están aún refugiadas en los países vecinos y unas 370.000 personas sufren de desplazamiento forzado dentro del país.

EFE