Como los humanos que desprendemos un olor característico los animales también tienen un olor propio pero este hecho se complica si se convierte en algo desagradable y hasta insoportable.

No olvidemos en primer lugar que nuestro perro necesita sus baños periódicos para mantenerlos limpios y saludables porque si son muy frecuentes también puede alterar el funcionamiento de sus glándulas sebáceas.

Para bañarlos sólo se deben usar champús recetados por el veterinario,  nunca los de uso humano, ya que el PH de los perros es diferente al humano.

Si a pesar de sus baños el mal olor del perro persiste es casi seguro que algo esté mal en su organismo como infecciones en el oído,  heridas purulentas, granos en la piel, glándulas perianales, entre otras causas y es mejor llevarlo al veterinario.

Hay razas que pueden tener tendencia a tener malos olores como las de pelo largo donde pueden quedar restos de materiales malolientes en su pelaje.

Igualmente los perros de orejas largas, pueden sufrir infecciones con mayor frecuencia que los de orejas cortas, lo que puede originar también mal olor.

Cuando bañes a tu perro, sécalo rápidamente, pues una piel húmeda toma mal olor, anota el sitio Internet criaderolakochy.spaces.live.com.