Muchas veces se preguntará, ¿por qué mi perro se orina en la casa? Bueno las respuestas son variadas,  pudiendo ser por enfermedad, ansiedad por separación, problemas de adiestramiento, estímulos provocados por el temor, marcación urinaria, micción relacionada con la excitación y micción relacionada por la sumisión.

 

Pero veamos con mayor amplitud algunas de estas posibles causas:

 

Marcación urinaria:

 

Según el sitio Internet mascotas.com, la marcación urinaria es exhibida por los machos después de alcanzar la madurez sexual. El volumen de orina suele ser escaso y es depositado con regularidad en pocos lugares específicos como objetos verticales.

 

La castración es efectiva en un porcentaje elevado para corregir esta alteración.

 

Algunos machos pueden estimularse por la presencia de hembras en celo en la vecindad, pudiendo en este caso ser controlados con fármacos específicos.

 

Micción por sumisión:

 

Mayormente se presenta en cachorros y jóvenes durante el saludo o cuando son reprendidos. A medida que el animal madura, esta conducta desaparece.

 

Micción por excitación:

 

Esta alteración se presenta en perros jóvenes en momentos de hiperexcitación como pueden ser momentos de juego o saludos. En estos casos el animal no necesariamente adopta una actitud de sumisión, pero puede orinar mientras está parado o camina. Como medida se puede evitar exponer al perro a estas situaciones cuando sospechemos que tiene la vejiga llena.