AFP

Las atletas rusas Kseniya Rizhova y Yulia Guschina se mostraron indignadas por las interpretaciones de algunos medios occidentales del beso que se dieron en el podio de los Campeonatos Mundiales de Atletismo que concluyeron el domingo pasado.

"En vez de (fijarse en) las felicitaciones, de esa alegría que experimentamos por nuestro equipo, por nuestro país, la gente se fija en otras cosas", se quejó Rizhova en una conferencia de prensa.

El beso en la boca que Rizhova y Guschina se dieron tras recibir las medallas de oro por su victoria en el relevo 4x400 fue interpretado por algunos medios occidentales como un apoyo a la comunidad gay.

Otras publicaciones aventuraron que se trataba de una protesta contra una polémicas declaraciones sobre la homosexualidad de la también rusa Yelena Isinbáyeva, la campeona mundial de salto con pértiga.

"Lo que nos enfadó fue que (los medios) se fijaran en algo que merecía ninguna atención", dijo Rizhova.

Agregó que ella y su compañera de equipo Guschina están casadas y son buenas amigas.

"Es lamentable que el hecho de que nos tocáramos con los labios durante la felicitación haya servido de base para algunas fantasías", aseveró.

Guschina, a su vez, calificó de "desvaríos enfermizos" las especulaciones sobre el beso en podio.

Al ser preguntada sobre su opinión sobre la recién aprobada ley contra la propaganda homosexual en Rusia, Rizhova confesó que no está en el tema.

También eludió pronunciarse sobre las declaraciones Isinbáyeva, que apoyó la citada ley, considerada discriminatoria por la comunidad gay y defensores de los derechos humanos.

"Qué dijo Isinbáyeva, qué sucede en el mundo, yo la verdad no tengo ni idea", dijo la atleta.

Cabe señalar que en un inicio los medios informaron que Rizhova había besado a Tatyana Firova. Luego se aclaró que fue Guschina.

EFE