Cancelaciones de vuelos en Nueva Zelanda por ceniza de volcán chileno

El complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle entró en erupción el 4 de junio y creó una nube de ceniza que alteró las operaciones aéreas en Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, así como Australia y Nueva Zelanda.
(referencial)

Varias aerolíneas que operan en Oceanía anunciaron hoy la cancelación de nuevos vuelos por Nueva Zelanda durante este fin de semana a causa de la nube de cenizas del volcán chileno Puyehue-Cordón Caulle.

La principal aerolínea australiana, Qantas, explicó a través de un comunicado que había primado en su decisión la seguridad de los pasajeros.

"Todos los vuelos desde y hacia Nueva Zelanda para el sábado 25 de junio y el domingo 26 de junio están cancelados (...) Todos los vuelos desde y hacia Johannesburgo se operarán en Perth (...) El vuelo QF17 de Sydney a Buenos Aires y el QF18 de Buenos Aires a Sydney se retrasa 24 horas", indica Qantas en su página web.

La compañía aérea de bajo coste Jetstar, subsidiaria de la anterior, prometía por su parte ponerse en contacto con todos los clientes afectados para ofrecerles otra fecha de viaje o la devolución del importe del billete.

Jetstar ha cancelado tan solo hoy 17 vuelos internacionales y 32 nacionales, según Radio New Zealand.

La competidora Virgin Australia ha cancelado hoy 27 viajes entre Australia y Nueva Zelanda, mañana 23 y el lunes 9.

"Nuestros vuelos hacia Sydney, que tienen escala en Auckland, continúan afectados", informa la aerolínea chilena LAN en una nota oficial del 25 de junio.

"En el jueves 23, se realizó un nuevo vuelo especial de Santiago a Sydney vía Papeete y se tienen planificados otros dos, uno el sábado 25 y otro el martes 28, para luego retomar las operaciones normales del vuelo Santiago-Auckland-Sydney desde el día viernes 1 de julio, si las condiciones climáticas lo permiten."

La semana pasada fueron cancelados por el mismo motivo unos 700 vuelos en Australia y Nueva Zelanda.

El complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, a más de 9.000 kilómetros de distancia de Nueva Zelanda, entró en erupción el 4 de junio y creó una nube de ceniza que alteró las operaciones aéreas en Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, así como Australia y Nueva Zelanda.

EFE