Comerciantes del centro de Santiago cierran locales por temor a saqueos

Pese a que los Carabineros dijeron que se trataba de una psicosis tras el asalto a una tienda, rápidamente se corrió el rumor de que los demás negocios serían saqueados.

El asalto a una tienda desencadenó el cierre generalizado del comercio en el centro de la capital chilena, tras el vandalismo que sufrió la zona afectada por el terremoto del pasado sábado.

Pese a que los Carabineros (policía militarizada) consultados por Efe dijeron que se trataba de una psicosis tras el asalto a la céntrica tienda, rápidamente se corrió el rumor de que los negocios del centro serían saqueados.

"Abran las puertas, no pasa nada, todo está tranquilo", gritaba un teniente de Carabineros sin que ningún dependiente le hiciera caso.

Una señora que había estado en el negocio asaltado, contó a Efe que al menos cuatro personas con escopetas robaron la tienda Tricot situada a un costado de la Plaza de Armas.

"Arrasaron con todo, yo me escapé rápidamente ya que estaba con mi hija", señaló la mujer que no quiso identificarse y agregó que "fue atroz, terrorífico".

Efe pudo constatar que todos los locales del centro de Santiago cerraron sus puertas y los empleados regresaron rápidamente a sus hogares.

En una sucursal del Banco del Estado, cuyo horario es más extenso que en otras entidades bancarias, un guardia cerró las puertas ante lo sucedido, pero la gente que no pudo ingresar reclamó y golpeó las puertas de vidrio.

La tensa situación hizo que Carabineros acudiera para calmar los ánimos y aunque el guardia contó su "versión" a la policía, los reclamos fueron más fuertes y finalmente debió abrir la sucursal bancaria.

El terremoto del sábado, que sacudió al centro y sur de Chile en la madrugada del sábado pasado con 8,8 grados Richter, deja hasta ahora 795 muertos y dos millones de damnificados, según los informes oficiales más recientes.

Las autoridades militares dijeron hoy que el toque de queda impuesto en la ciudad de Concepción, a 515 kilómetros al sur de Santiago, para frenar los saqueos y desmanes ocurridos tras el terremoto, se extenderá por dieciocho horas.

La decisión tiene el objetivo de proteger la ayuda alimenticia para los damnificados que ya llegó a la zona y su distribución, que será "casa por casa", dijo a los periodistas el general Guillermo Ramírez, de la región Biobío.

EFE