Fotografía referencial
El ministro de Salud británico dio positivo a la prueba del Covid-19 la semana pasada. | Fuente: Flickr

En la ciudad de Derbyshire, en el Reino Unido, la Policía quedó sorprendida, luego de descubrir que un grupo de cerca de 30 personas y niños realizaban una fiesta karaoke –con buffet incluido– en plena cuarentena impuesta por el nuevo coronavirus, que ya ha ocasionado la muerte de más de 34 000 personas en todo el mundo.

Al entrar al lugar, los efectivos divisaron una mesa repleta de comida y bebidas alcohólicas. De acuerdo con la Policía de Derbyshire, los oficiales los reprendieron con “fuertes palabras”, pero no detuvieron a ninguno de los presentes.

“Es claro que la gente sigue ignorando por completo el consejo y las reglas del Gobierno”, señaló un vocero de la Policía y aclaró que en la reunión habían parlantes que emitían un fuerte sonido. “Todos se dispersaron” al entrar, dijo a The Independent.

En el Reino Unido, la Policía recién ha empezado a fiscalizar que los ciudadanos cumplan la cuarentena, disponiendo de drones y perros entrenados, en busca de cualquier actividad que aglomere personas y que no sea “esencial”.

Incluso se utilizó un tinte negro para colorear una laguna azul con componentes tóxicos, muy cerca de Buxton, debido a que se recibieron informes que señalaban que la gente de los alrededores se reunía en el lugar aprovechando el clima soleado.