Fotografía referencial
El lavado de manos es una herramienta necesaria para combatir enfermedades como el nuevo Coronavirus, COVID- 19. | Fuente: Flickr

Mientras varios países luchan contra el nuevo coronavirus con confinamientos generales y un freno a los desplazamientos, la ONU advirtió de que unos 3.000 millones de personas no cuentan siquiera con las armas básicas para protegerse: jabón y agua potable.

La pandemia contagió hasta ahora a unas 200.000 personas en el mundo y mató a casi 9.000, propagándose sin dar tregua tras su emergencia en China en diciembre pasado.

Europa se ha convertido en el epicentro de la batalla del virus, al cerrar fronteras y encerrar a millones de personas en sus casas. Pero a la vez, crece la preocupación por las naciones en desarrollo con sistemas de salud frágiles. En tanto, países en África y Asia restringieron los desplazamientos, impusieron cuarentenas y cerraron escuelas.

Pero una de las prácticas individuales más fundamentales para protegerse del COVID-19, lavarse las manos, es inaccesible para buena parte de la población mundial.

UNICEF estima que el 40%, es decir, 3.000 millones de personas, carece de medios para lavarse las manos en casa porque no tienen un acceso fácil al agua potable, no pueden comprar jabón o simplemente no son conscientes de la importancia de esta práctica.

"Incluso entre el personal médico no siempre se comprende la importancia de lavarse las manos", afirma Sam Godfrey, responsable de UNICEF sobre agua y medidas sanitarias en el este y el sur de África.

"Es casi como una enfermedad de ricos para África, que por supuesto, acabará afectando sobre todo a los pobres", subraya Godfrey, recordando que los primeros contagios fueron importados de viajes internacionales.

Las poblaciones apiñadas en suburbios y los refugiados hacinados en campos en el Cuerno de África están especialmente expuestos debido a que pueden estar malnutridos o tener problemas de salud, además de contar con unas condiciones sanitarias insuficientes.

En el África subsahariana, 63% de la población de áreas urbanas - 258 millones de personas - no puede lavarse las manos, según datos de UNICEF. En Asia Central y del Sur, este dato es de 22%, es decir, 153 millones de personas.

(Con información de AFP)