“El infierno no existe”: la polémica tras una entrevista al papa Francisco

El periodista Eugenio Scalfari publicó una entrevista en un medio italiano donde se le atribuye esta frase al sumo pontífice. El Vaticano lo niega.
Francisco asumió como papa en marzo de 2013. | Fuente: AFP

El periodista italiano Eugenio Scalfari de La Repubblica aseguró que el papa Francisco recientemente le dijo en privado que “no existe un infierno”. El Vaticano respondió desmintiendo que sean palabras textuales de Francisco.

Esto es la supuesta respuesta del papa que causó la polémica:

"No son castigadas (las almas malas). Las que se arrepienten obtienen el perdón de Dios y van a las filas de las almas que lo contemplan, pero las que no se arrepienten y por lo tanto no pueden ser perdonadas, desaparecen. No existe un infierno, existe la desaparición de las almas pecadoras".

El Vaticano respondió:

“El Santo Padre Francisco recibió recientemente al fundador del periódico La Repubblica en una reunión privada con motivo de la Pascua, sin darle ninguna entrevista. Lo que informa el autor en el artículo de hoy es el resultado de su reconstrucción, en la que no se citan las palabras textuales pronunciadas por el Papa. Por lo tanto, ninguna cita del artículo antes mencionado debe considerarse una transcripción fiel de las palabras del Santo Padre”.

ACI Prensa también puso en duda al periodista italiano. “Supuestas declaraciones citadas por Scalfari se contradicen con repetidas exhortaciones del Papa Francisco a no caer en las mentiras del demonio, e incluso explicaciones de qué es el infierno”, dijo la Agencia Católica de Informaciones.

El infierno ha captado la imaginación del hombre por siglos. Una imagen correspondiente a la Era Medieval. | Fuente: Dominio público

La contradicción

Esta frase atribuida al papa contradice al pensar de su antecesor, Benedicto XVI. "El infierno, del que se habla poco en este tiempo, existe y es eterno", dijo el alemán en abril de 2007. Esta misma idea era contraria a la de Juan Pablo II, que en 1999 el “cielo” y el “infierno” no eran lugares, sino que tan cerca nos encontrábamos de Dios.

0 Comentarios
¿Qué opinas?